25 de febrero de 2014

2191.- ARRIBA NO ES LO MISMO QUE ABAJO



2191.- ARRIBA NO ES LO MISMO QUE ABAJO

 Pensamos en los peligros materiales, terrenos, de este mundo, pero no consideramos en los peligros eternos, espirituales, reales, aquellos que realmente asechan a las almas con peligro de destrozarlas.

 Realmente en este mundo reinan las tinieblas, tanto mas en estos tiempos en los que se reniega generalizadamente de Dios provocando su ausencia, el vacío y la desolación.

 Las almas naufragan en tinieblas y se entregan como esclavas a los caprichos del adversario, se pierden ya desde ahora, y por ello es que se lamentan, quejan, etc., pues es natural, sufren como condenadas.

 El problema es que hacen nada para remediar su situación, no se mueven, solo se quejan y lamentan, acusan y reclaman, pero no remedian realmente su situación, al contrario, obran como los demonios, pretenden colgarse, adherirse a otras almas y vivir como zánganas unas de otras.

 Las almas están separadas de Dios, por ello es que se hunden y desmoronan sobre sí, se pierden en su propio cuerpo y todo su gusto y placer pasa  ase lo terreno, de ahí es que, con el correr del tiempo en lugar de evolucionar, involucionen llevando una existencia mas animal que humana.

 Llevan una existencia mas animal que humana porque se dedican a satisfacerse en cuerpo y alma en todos los vicios conocidos y por conocer, se mueven por instintos, comen, duermen, se reproducen y mueren, abortando la vida eterna y espiritual.

 Para no ahogarse en tinieblas las almas deben salir de sí, pero no hacia abajo como acostumbran en compañía y bajo la supervisión de demonios, sino por encima de sí.

 Sale el alma por encima de sí cuando se eleva buscando a Dios cuando busca Su Voluntad y se esfuerza por entregarse-consagrarse a Él, por pertenecerle verdaderamente.

 Ahí es donde Él, Que Es La Luz, entra en ella y la Ilumina y Fortalece haciéndola crecer, y es ahí donde se introduce en el Cielo porque se va despegando del suelo, aunque conserve los pies sobre la tierra, como ocurre con el árbol que al crecer e introduce en el cielo sin despegar sus raíces de la tierra.

 Arriba no es lo mismo que abajo, si el alma sale de sí para ir hacia abajo, conoce tinieblas, pero si sale de sí para ir hacia arriba, conoce la Luz, entra en El Cielo, permanece con Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...