26 de febrero de 2014

2195.- ESPERANDO INÚTILMENTE COMO EL PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO



2195.- ESPERANDO INÚTILMENTE COMO EL PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO

 Llegamos a la hora que el Señor anunció, aquella previa a su Venida definitiva, entonces, veremos las señales anunciadas, o mas bien, comprenderemos que se han cumplido y continúan cumpliendo.

 Ya no amerita ninguna explicación lo que se hizo mas que evidente, guerras y rumores de guerra, crisis financiera, gran apostasía, señales en el cielo, etc.

 Ahora nos falta comprender que El Señor no va a volver si no lo queremos recibir, si no hacemos un esfuerzo por buscarlo, encontrarlo y aceptarlo.

 Es como en el tiempo de su Primer Paso por el mundo, Él está ahí, no lo vamos porque no queremos, y aun viéndolo, negamos que sea Él.

 Esto motiva que nos quedemos sin Él, que nos veamos privados de su Divina Presencia y con el templo vacío, el alma desolada.

 Caemos en la misma incoherencia de los demonios, rechazamos al Señor y luego lo acusamos de estar ausente negándonos a aceptar la verdad, que nosotros hemos provocado esa ausencia.

 Lo mismo hizo el pueblo que fue el elegido, el del antiguo testamento, estamos compartiendo su pecado, nos privamos de Dios y a eso que es grave, le añadimos lo gravísimo de acusarlo o querer culparlo-responsabilizarlo a Él de la ausencia y los males que padecemos.

 El Señor ya intervino, como en el tiempo de su Primera Venida, hizo numerosos milagros, señales, a lo largo del siglo pasado intervino prácticamente en todas las naciones del mundo.

 En cada país hubo una o mas apariciones, revelaciones, señales, milagros, etc., tanto de Él como de quien es su Precursora, María Virgen, y esto pasó inadvertido para muchos, hemos tratado al Señor en ese paso espiritual como en su paso material.

 Recordar lo que dijeron los Ángeles en la Ascensión, volverá como fue arrebatado, o sea, con su Cuerpo Glorioso, Resucitado, se engaña el que espera ver al Señor con cuerpo material.

 Es hora de empezar a buscar al Señor, hora de dedicarse a la contemplación, la verdadera, aquella que implica buscar o discernir Su Voluntad para dejarse guiar por Él, permitiéndole Que Se Revele, porque ahí es donde Viene a nuestra vida y donde puede estar presente.

 Si no obramos de esta manera, vamos a seguir esperando su Segunda Venida como el pueblo del antiguo testamento espera la Primera. Esperamos inútilmente lo que nova a ocurrir porque nosotros mismos lo estamos impidiendo y también, porque nos negamos a aceptar lo que estamos viendo.

Leer:






ES satanás EL QUE NO PERMITE LA VUELTA DEL SEÑOR:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...