26 de febrero de 2014

2196.- POR NUESTRA PEREZA, NUNCA VA A RETROCEDER satanás



2196.- POR NUESTRA PEREZA, NUNCA VA A RETROCEDER satanás

 El miedo, la preocupación por nosotros mismos, nos lleva a defendernos instintivamente, es una reacción normal ante la acción que padecemos o que tememos padecer.

 Esa defensa es violenta, irracional y descontrolada, y es eso lo que el adversario busca, por ello es que nos persigue, humilla, atormenta y amenaza, va buscando la crisis, el estallido, el descontrol irracional.

 Provoca con persecuciones y maltratos un estado de alteración continua, genera histeria, como un estado de efervescencia, estado en el que le es fácil manipular al alma, porque nos mantiene como a punto de romper el hervor, a punto de estallido, cuando quiere presiona un poco mas y provoca la reacción ofreciéndonos un culpable o responsable.

 Se echa encima satanás o alguno de sus cerdos demonios para hacernos padecer, nos atormenta, humilla, etc., y cuando quiere arruinarnos, presiona un poco mas y nos hace chocar contra cualquiera, usándonos de esta manera para sus planes.

 Ni siquiera notamos que nos autodestruimos cuando odiamos, tampoco que siempre culpamos y acusamos a los mismos, a aquellos que nos cuesta o no queremos amar. Eso lo sabe el adversario, por eso lo busca y emplea en contra nuestra y de otros.

 En contra nuestra porque al estallar y darnos a la violencia, perdemos la razón, extraviamos el rumbo y nos fundimos con el adversario mismo para quedar sometidos a éste, el alma sufre transformaciones infernales.

 Es en contra de otros porque siempre la culpa o responsabilidad es de otros, y anulada la razón y obrando instintivamente como animales, no hay mas límite que el de la propia incapacidad para obrar bestialmente.

 Otro punto a considerar es el hecho de que al provocar estas discordias, va preparando el terreno para lograr una invasión definitiva, o sea, para imponerse en forma perpetua como rey y señor del mundo, pues se asegura que no va a haber mas amor en la humanidad.

 No en vano va corrompiendo a las almas, estropeándolas y deformándolas, es para evitar que siquiera quieran oponérsele, para que no lo piensen, incluso, hasta para que olviden que existe mientras se pelean unas contra otras.

 De esta manera se asegura su presencia en y sobre la humanidad, y es así como pretende asegurarse impedir la Venida del Señor en la que será derrotado. Si las almas no buscan al Señor ni lo reciben, nunca va a retroceder el adversario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...