28 de febrero de 2014

LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (II)



LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (II)




LOS MISTERIOS DE satanás, SIETE REFLEXIONES (II):
http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2014/02/los-misterios-de-satanas-siete.html

Capítulo I
COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (20 ma parte): TROPIEZA UNA Y OTRA VEZ CONTRA LA MISMA PIEDRA

 Quiere el adversario, satanás, convencernos de que obramos mal cuando le ponemos límites, no le prestamos atención o lo obligamos a que nos obedezca en el lugar de obedecerlo.

 El problema es que ahí se desengaña, desencanta, de sus fantasías, choca con la realidad que se esfuerza por negar, vuelve a ver todo lo que trató de no ver y de desdecir.

 En su obtusa capacidad de ver-entender, se esfuerza por negar la realidad, por inventar la mentira, por imponer su delirio como verdad, por eso se entierra, encierra y ahoga en él mismo.

 Después se alza completamente convencido de su mentira, o sea, completamente delirante y ajeno a la realidad, así se pasea por el mundo y pretende ser creído, quiere imponer que las almas vean lo que dice.

 Por engaño, seducción, fuerza, presión, etc., logra eso por un tiempo, pero al final, como esta desesperado por ganar, imponerse y prevalecer siempre, se vuelve insoportable.

 Ahí comienza a ser rechazado, las almas acumulan bronca y generan resentimiento, empiezan a odiarlo, entonces, el temor inicial se pierde, y después, es un gusto contradecirlo, desafiarlo y humillarlo.

 De esta manea él mismo provocó lo que quiso evitar, y así es como se cumple el hecho de que cada uno cosecha su siembra, él sembró odio, humillación y desprecio, y es eso lo que esta cosechando.

 Ha generado él mismo lo que lo esta golpeando, pero, como todo cerdo orgulloso, no lo quiere ver, entender, comprender, aceptar, entonces, renueva la cuota de odio y de mentiras.

 Ahora quiere convencernos de que los equivocados somos nosotros, negando el hecho de que el equivocado y fuera de lugar es él, que se haya impuesto y haya prevalecido por un tiempo, no lo tornó legítimo, siempre fue ilegítimo por elección propia, porque quiso ser rebelde.

 Es hora de que comience a abrir los ojos, a desengañare y a comprender que no es temido sino aborrecido, y que ya esta completamente perdido, que no le queda otra cosa mas que retroceder, pero no lo hará porque es un maldito cerdo caprichoso que tropieza una y otra vez con la misma piedra.

 Realmente es un idiota que no hará otra cosa que seguir tropezando simplemente porque quiere ser caprichoso y desea no aceptar, no ver, no entender.

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (1 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (2 da parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (3 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (4 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (5 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (6 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (7 ma parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (8 va parte), almas preservadas:



COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (11 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (12 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (13 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (14 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (15 ta parte): ÉL MISMO LO ELIGIÓ:

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (16 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (17 ma parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (18 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (19 na parte):

Capítulo II
ESPERANDO INÚTILMENTE COMO EL PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO

 Llegamos a la hora que el Señor anunció, aquella previa a su Venida definitiva, entonces, veremos las señales anunciadas, o mas bien, comprenderemos que se han cumplido y continúan cumpliendo.

 Ya no amerita ninguna explicación lo que se hizo mas que evidente, guerras y rumores de guerra, crisis financiera, gran apostasía, señales en el cielo, etc.

 Ahora nos falta comprender que El Señor no va a volver si no lo queremos recibir, si no hacemos un esfuerzo por buscarlo, encontrarlo y aceptarlo.

 Es como en el tiempo de su Primer Paso por el mundo, Él está ahí, no lo vamos porque no queremos, y aun viéndolo, negamos que sea Él.

 Esto motiva que nos quedemos sin Él, que nos veamos privados de su Divina Presencia y con el templo vacío, el alma desolada.

 Caemos en la misma incoherencia de los demonios, rechazamos al Señor y luego lo acusamos de estar ausente negándonos a aceptar la verdad, que nosotros hemos provocado esa ausencia.

 Lo mismo hizo el pueblo que fue el elegido, el del antiguo testamento, estamos compartiendo su pecado, nos privamos de Dios y a eso que es grave, le añadimos lo gravísimo de acusarlo o querer culparlo-responsabilizarlo a Él de la ausencia y los males que padecemos.

 El Señor ya intervino, como en el tiempo de su Primera Venida, hizo numerosos milagros, señales, a lo largo del siglo pasado intervino prácticamente en todas las naciones del mundo.

 En cada país hubo una o mas apariciones, revelaciones, señales, milagros, etc., tanto de Él como de quien es su Precursora, María Virgen, y esto pasó inadvertido para muchos, hemos tratado al Señor en ese paso espiritual como en su paso material.

 Recordar lo que dijeron los Ángeles en la Ascensión, volverá como fue arrebatado, o sea, con su Cuerpo Glorioso, Resucitado, se engaña el que espera ver al Señor con cuerpo material.

 Es hora de empezar a buscar al Señor, hora de dedicarse a la contemplación, la verdadera, aquella que implica buscar o discernir Su Voluntad para dejarse guiar por Él, permitiéndole Que Se Revele, porque ahí es donde Viene a nuestra vida y donde puede estar presente.

 Si no obramos de esta manera, vamos a seguir esperando su Segunda Venida como el pueblo del antiguo testamento espera la Primera. Esperamos inútilmente lo que nova a ocurrir porque nosotros mismos lo estamos impidiendo y también, porque nos negamos a aceptar lo que estamos viendo.






ES satanás EL QUE NO PERMITE LA VUELTA DEL SEÑOR:


Capítulo III
POR NUESTRA PEREZA, NUNCA VA A RETROCEDER satanás

 El miedo, la preocupación por nosotros mismos, nos lleva a defendernos instintivamente, es una reacción normal ante la acción que padecemos o que tememos padecer.

 Esa defensa es violenta, irracional y descontrolada, y es eso lo que el adversario busca, por ello es que nos persigue, humilla, atormenta y amenaza, va buscando la crisis, el estallido, el descontrol irracional.
 Provoca con persecuciones y maltratos un estado de alteración continua, genera histeria, como un estado de efervescencia, estado en el que le es fácil manipular al alma, porque nos mantiene como a punto de romper el hervor, a punto de estallido, cuando quiere presiona un poco mas y provoca la reacción ofreciéndonos un culpable o responsable.
 Se echa encima satanás o alguno de sus cerdos demonios para hacernos padecer, nos atormenta, humilla, etc., y cuando quiere arruinarnos, presiona un poco mas y nos hace chocar contra cualquiera, usándonos de esta manea para sus planes.

 Ni siquiera notamos que nos autodestruimos cuando odiamos, tampoco que siempre culpamos y acusamos a los mismos, a aquellos que nos cuesta o no queremos amar. Eso lo sabe el adversario, por eso lo busca y emplea en contra nuestra y de otros.

 En contra nuestra porque al estallar y darnos a la violencia, perdemos la razón, extraviamos el rumbo y nos fundimos con el adversario mismo para quedar sometidos a éste, el alma sufre transformaciones infernales.

 Es en contra de otros porque siempre la culpa o responsabilidad es de otros, y anulada la razón y obrando instintivamente como animales, no hay mas límite que el de la propia incapacidad para obrar bestialmente.

 Otro punto a considerar es el hecho de que al provocar estas discordias, va preparando el terreno para lograr una invasión definitiva, o sea, para imponerse en forma perpetua como rey y señor del mundo, pues se asegura que no va a haber mas amor en la humanidad.

 No en vano va corrompiendo a las almas, estropeándolas y deformándolas, es para evitar que siquiera quieran oponérsele, para que no lo piensen, incluso, hasta para que olviden que existe mientras se pelean unas contra otras.

 De esta manera se asegura su presencia en y sobre la humanidad, y es así como pretende asegurarse impedir la Venida del Señor en la que será derrotado. Si las almas no buscan al Señor ni lo reciben, nunca va a retroceder el adversario.

Capítulo IV
COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (21 Ra parte): FUE DERROTADO EN EL CIELO DE LA MISMA MANERA

La verdad es simple el adversario, satanás, tiene miedo, esta preocupado, teme perder el poder, control, dominio, imperio que ha logrado sobre la humanidad, entonces, se vuelve loco, se persigue a él mismo, se enreda en fantasmas.

 Sus pensamientos miedosos, inconsistentes y retorcidos lo ahoga, ahorcan y terminan enloqueciendo mas aun de lo que ya esta.

 Teme perder lo que ha conseguido de manera perversa, astuta, fraudulenta e injusta, entonces, se imagina que lo pierde realmente, eso lo somete a una crisis, se vuelve un viejo histérico insoportable.

 Ahí termina alterado, se vuelve contradictorio, quiere una cosa un momento, otra al siguiente y al final, se enreda con tantos caprichos contradictorios. Sufriendo las consecuencias  tropezar con su propia torpeza, se enfurece, enloquece de maldad y busca víctimas para descargarse, o sea busca responsables para hacer cargar o soportar su odio.

 Ahí es que las almas padecen su capricho, maldad, furor, ahí sufren sus locuras delirantes de odio y orgullo.

 Advirtiendo estas cosas, podemos comprender que esta pronto a caer, que es irremediable que se hunda definitivamente en él mismo y que acabe de perjudicarse solo mas que lo que pudiera perjudicarlo otro u otros.

 Solo se provoca la ruina, queda al descubierto, expone su locura odiosa y resentida, pero, como el miedo lo ahoga y enloquece, no le interesa, al contrario se vuelve mas depravado, corrupto, perverso y degenerado.

 De esta manera lo único que consigue es precipitar su caída, que nadie ya le crea, que nadie se deje engañar, es así como termina siendo víctima de su odio.

 El demente debió comprender en la inteligencia que dice tener que, como en un círculo, el odio que vomitó le volvería, que no estuviese escrito de esta manera solo fue para velarlo y mantenerlo como un secreto escondido a la vista.

 Se engañó a él mismo, quiso creer que no sucedería nada y quiso creer que impunemente reinaría por los siglos de los siglo, es un infeliz, un verdadero demente por elección propia, debería haber aprendido de sus errores, haber recordado siquiera que fue derrotado en El Cielo de la misma manera, permitiendo que se enredara en sus pensamientos, que fuese víctima de su propio odio, y al final, fue expulsado como correspondía.

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (1 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (2 da parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (3 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (4 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (5 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (6 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (7 ma parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (8 va parte), almas preservadas:



COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (11 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (12 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (13 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (14 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (15 ta parte): ÉL MISMO LO ELIGIÓ:

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (16 ta parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (17 ma parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (18 va parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (19 na parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (20 ma parte):

Capítulo V
MIENTRAS ESTAMOS CIEGOS, DOMINADOS Y SOMETIDOS

 Debemos comprender que Dios no esta en contra nuestro, sino a nuestro favor pero nos cuesta porque no sabemos ni queremos aprender como son o como funcionan las cosas en realidad.

 Estamos apegados a la mentira, fundidos con el adversario, sometidos al engaño y perdidos en la maldad, entonces, nos cuesta ver a Dios como amigo, lo vemos como enemigo, lo sentimos como tal.

 Puede el adversario real, satanás, imponernos tales sentimientos, puede confundirnos con pensamientos en el mismo sentido, y esto porque nos tiene sometidos, dominaos, controlados, engañados.

 Como no hacemos un esfuerzo por buscar la Verdad, por volver a Dios, por salir del abismo, nos quedamos con la mentira del adversario, somos sometidos por satanás, y por mas que nos quejemos de lo que nos hace padecer, lo hemos buscado, querido y provocado porque no hemos querido obrar de una manera diferente.

 Si no nos movemos para buscar a Dios, las tinieblas que continúan avanzando, nos vana envolver, ahí los enemigos espirituales nos van a atormentar y confundir, y al final, ni tendremos gana ya de salir de su esclavitud y opresión, elegiremos cobarde y débilmente estar sometidos.

 Si no hacemos un esfuerzo real, pueden satanás y los suyos vivir de nuestra vida, pueden robarnos la vitalidad e imponernos un régimen espiritual de terror, un verdadero infierno sobre la faz de la tierra.

 Hay quienes no aceptan tales ideas, así como quines viéndolas se niegan a comprenderlas, entonces, colaboran con satanás por miedo, ambición o interés, queriendo suponer que obran bien.

 Todavía hay quienes se resisten a ver lo evidente y se esfuerzan por defender la mentira instalada, aquella que los domina, somete y esclaviza privándolos de personalidad, identidad y voluntad propia.

 Considerar que si no queremos ser libres, no lo seremos, si no deseamos ser salvados por Dios, no podremos serlo, simplemente porque no nos va a obligar, ni nos va a imponer lo que nos esforzamos por rechazar e impedir mientras estamos ciegos, dominados y sometidos por los engaños de satanás.

Capítulo VI
LA TRAICIÓN

 Se desespera por ver-creer lo que se imagina, aquello que quiere que sea cierto, entonces, cuando choca con la realidad y comprueba lo contrario, se desespera, enfurece y busca a cualquiera para responsabilizarlo y aplastarlo.

 Ese obrar maldito y despiadado del adversario, se ve traducido en el mundo, expresado, por medio de aquellos que son su títere o instrumento, de esta manera es que padecemos persecuciones infernales a causa de la Fe.

 Es la hora de la perseverancia, pero también de las traiciones y aquellos que siempre se eligieron a sí mismos mientras que fingieron elegir a Dios volviéndose hipócritas e impostores, en el momento de la dificultad se convierten en traidores.

 De esta manera es que Jesús padece místicamente la traición de judas, le es renovada diariamente, espina calada muy hondo en su corazón. Hablando mas precisamente, la traición es el mismo lanzazo que recibió su Divino Corazón agonizante.

 Como sucede siempre, las traiciones son de los mas cercano y éstas son las mas dolorosas, los desprecios de otros no hacen mucho daño, pero el desprecio o la traición de alguien cercano duele, desgarra.

 La traición saca de cada uno lo peor, logra que nos desconsolemos y hasta volvamos casi demonios, enfurece a las almas, y en un instante, aquello que fue amor, se convierte en odio y hasta se multiplica por mil y mil veces mil.

 La traición es la copa amarga, el cáliz que hizo sudar sangre al Señor en el Huerto de los Olivos, copa que también todos los que lo seguimos beberemos, probaremos, y no una, sino muchas veces en el mundo.

 Varias veces probaremos la traición porque a todos nos toca una porción de ese veneno, pero, es diferido en el tiempo, es en diferentes oportunidades que nos toca padecerlo, si lo tuviésemos que enfrentar todo junto y en un instante, nos perderíamos.

 Día a día debemos librar el combate espiritual perseverando en la Fe, y así es que de a poco vamos enciendo a los enemigos y soportando las pruebas. Si esquiamos esto, si no obramos como adultos, lo único que hacemos es diferir todo a un momento irreversible donde nos perderemos.

 Esto se debe a que nadie deja de beber o probar la copa que le toca, sea creyente o no, simplemente porque pertenecemos a la raza humana y porque a todos nos quiere perder el adversario, así como también, a todos nos quiere Salvar El Señor.

 Hay almas que desean creer que nada sucede ni sucederá, que pueden y podrán evadirse de la Justicia Divina, se engañan, son idiotas que responden a satanás y que comprobarán que el adversario es traidor y siempre traiciona, entonces, por amarga experiencia comprobarán que al final el cerdo infernal al que adoraron y sirvieron, los va a traicionar dándose vuelta y acusándolos.

Capítulo VII
ELIGEN A DIOS COMO ENEMIGO

 Como sucede con toda criatura que rechaza a Dios, el adversario, satanás es un cobarde inconsistente, débil, de ahí que busque el reconocimiento, la adoración y la aceptación con desesperación ardiente, y también de ahí es que odie cuando no consigue lo que quiere.

 Preocupado por él mismo, cuando aquella persona que ha alzado y utilizado para dominar, someter y aplastar a otras se ve odiada y cae en desgracia, él mismo la abandona, la traiciona y descarta.

 Ahí el inútil se pliega a la opinión generalizada, se pasa a la mayoría y falto de personalidad como es, se convierte en un acusador mas, incluso, se convierte en el primero y en la cabeza de los acusadores.

 Acá es donde los que fueron traidores a Dios, a la patria, a sus hermanos, vendiéndose a satanás por dinero y poder, acaban por conocer al patrón que han elegido, conocen a satanás en su ser real, la traición.

 Por mas que se quejen, lamenten y hagan escándalos, berrinches, están cosechando la siembra, están recibiendo lo que les corresponde, se esta haciendo justicia, porque prueban con amarga experiencia dolorosa y humillante lo que hicieron.

Su finales aberrante, extremadamente doloroso, y así como impusieron ser adorados, van a obtener ser odiados, aborrecidos y las almas en el tiempo se alegrarán de olvidarlos, y si por ventura alguien los sacara del olvido para traerlos al presente solo servirá para maldecirlos, insultarlos y desearles que no salgan de sus tormentos eternos.

 Muchas almas quieren creer que todo es sin consecuencia, que nada sucede, que dominan, reinan, imperan y que pueden hacer lo que quieren, esas son las almas ideales para satanás, pero, tratar con demonios no es impune, provocar la ruina de otros, de naciones y del mundo, tampoco.

 El que elige al adversario como guía, amigo, aliado, colaborador, dios, señor, etc., esta eligiendo a Dios como enemigo. Considerar que satanás siempre ha perdido, es un charlatán insoportable, pero no ha ganado nunca, del cielo fue expulsado, en tierra también fue vencido, ahora le toca comprender que también en los corazones será derrotado.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...