25 de febrero de 2014

RECLAMAN LO QUE LE NIEGAN A DIOS



RECLAMAN LO QUE LE NIEGAN A DIOS

 Como no tenemos Fe suficiente, no respondemos a Dios debidamente, queremos que nuestras falsas seguridades, nuestros apoyos, también nos acompañen en la respuesta a Dios, cosa que es absolutamente imposible.

 Recordar lo que esta escrito, “La llevaré al desierto y ahí le hablaré a su corazón”, la vocación es para encontrarse con Dios, es un encuentro personal, de ahí que no pueda haber acompañantes.

 Dios habla en el desierto del corazón que se aparta de todo y todos para encontrarse a solas con Él. Tal desierto no implica necesariamente aislamiento, sino que significa separación.

 Esta separación es no estar apegados a otros, es no querer contar con su auxilio, apoyo, protección, etc., porque la relación con Dios es personal, es de dos, no de tres ni de mas, y si en el mundo no admitimos una intromisión en la intimidad, en la relación con Dios tampoco es posible para que sea real.

 Considerar que generalmente buscamos el apoyo, la aprobación y acompañamiento de otros, eso es signo de inseguridad, es lo que nos da una sensación falsa de seguridad, pero es lo que nos ata y limita a la opinión y comodidad generalizada.

 Así es como las almas permanecen estancadas, de común acuerdo dejan a Dios afuera del mundo porque lo dejan afuera de su vida, esa mediocridad se vuelve generalizada, y por temor  aquedar a fuera de semejante inmundicia, las almas se esfuerzan por ser mas mediocres e inútiles, corrompiéndose mas.

 En el desierto interior, donde nos retiramos para encontrarnos a solas con Dios, vamos encontrándolo, porque Él Viene, Pasa, nos visita, pero si no le hacemos lugar y no le damos tiempo, no lo vemos ni lo veremos, de manera que hacemos como los hipócritas, construimos apariencias de tener a Dios y no realidades.

 No es común que en el mundo las almas se pongan de acuerdo para buscar a Dios y obedecerlo, sería lo ideal, sería el Cielo en la tierra si dos o mas se pusieran de acuerdo para discernir la Voluntad de Dios y obedecerlo, pero dadas las condiciones de las almas en estos tiempos, eso no puede ser.

 Ahora las almas se preocupan por sí mismas, cada cual se desespera por hacerse ver, adorar, obedecer, servir, no queriendo comprender que están reclamando lo que a Dios le están negado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...