30 de marzo de 2014

2444.- EL GRAN MILAGRO ES COMO EL INSTANTE PREVIO A LA MUERTE (I)



2444.- EL GRAN MILAGRO ES COMO EL INSTANTE PREVIO A LA MUERTE (I)

 En el combate final estamos frente a frente con nosotros mismos, con lo que somos, con el resultado de lo que hemos hecho, ahí no hay mentira posible, solo podemos contemplarnos en la Verdad.

 Ahí pasan las almas la última prueba y determinante lo que se haya hecho o no en el transcurso del tiempo, debido a que cada cual llega con lo que es, despojado de lo que dice, cree y desea hacer creer que es.

 El alma se encuentra sola, a solas consigo misma, encerrada en una momentánea ausencia de Dios, un estado en el que Dios la coloca para el último juicio en el que ella conoce la verdad y debe juzgarse a sí misma.

 Acá es donde las almas sin fe enloquecen, se desesperan, se odian a sí mismas, no pueden liberarse de lo que han acumulado, generado, porque se aborrecen, desprecian, ven lo que realmente son y merecen.

 Ahí toman consciencia de lo que han forjado, de aquello en lo que se han convertido, lo que han acumulado y también lo que han merecido. Esto se debe a que Dios da una Luz especial, envía Su Espíritu de Verdad, Espíritu Santo que produce el conocimiento espontáneo de la Verdad, el alma se ve en la Verdad, como Dios la Ve.

 El alma que no eligió la fe, que no amó a Dios, que se dedicó al orgullo y el amor propio, queda frene a frente con la miseria que es y que ha elegido ser, lo que acumuló, no puede engañarse, por mas que quiera, la consciencia es imposible de acallar.

 Todo sale a la luz, todo se vuelve evidente, la realidad resplandece, brilla y es imposible de ocultar.

 Acá las almas que han tenido fe hallarán consuelo, paz, porque sabrán donde dirigirse, cómo obrar, donde encontrar refugio, porque confiar en Dios y dirigirse a Él venciendo el miedo y las tentaciones es un hábito que ya tienen.

 Ahí es donde las almas sin fe, orgullosas, viciosas, corruptas, desamoradas, dedicadas a vanidades, se encuentran perdidas, desconcertadas, no aciertan con el rumbo, se ahogan, enloquecen y desesperan.

 En definitiva, el gran milagro anunciado es como el instante previo a la muerte donde El Señor juzga al alma y permite que ella misma se juzgue en Su Luz, conociendo la Verdad por medio de Su Espíritu de Verdad, El Espíritu Santo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ   Por la crisis sanitaria y económica Nacional y mundial. 1.      Las personas r...