24 de abril de 2014

2673.- ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (3)



2673.- ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (3)

 Como no le prestamos atención a Dios ni queremos aprender verdaderamente sobre religión, terminamos enterrándonos en tinieblas, sumergiéndonos en el abismo, perdiéndonos aun cuando nos hallamos de paso por el mundo.

 Esto motiva que seamos unos delirantes de soberbia plenamente satisfechos e sí que practican la egolatría narcisista infernal mientras se encuentran ajenos totalmente a la realidad.

 No conocemos los Misterios de Dios, pero practicamos y conocemos los misterios de satanás, no dejamos de rendirle culto a la propia imagen, personalidad, haciendo cualquier cosa para aparentar y obtener ser amados, adorados, tenidos en cuenta.

 Nos volvemos delirantes de orgullo y soberbia capaces de cualquier cosa con tal de ser estimados, aprobados, apreciados o no despreciados, demostrando que nos domina el miedo, nos controla la ansiedad, que estamos realmente sometidos por satanás y las tinieblas, el espíritu de la muerte eterna.

 El miedo convierte a las almas en histéricas ególatras desamoradas que solo y siempre se preocupan por sí mismas, y es lo que provoca que caigan en un círculo vicioso porque se preocupan por sí, hundiéndose mas en su abismo y separándose as de Dios, obteniendo por ello, mas miedo, porque en tinieblas mas profundas se encuentran.

 Cuanto mas abajo van, menos ven, ero mas soberbias y orgullosas se vuelven las almas, y es entendible, es por el mismo miedo, se mienten a sí mismas desesperadas por lograr ser amadas, adoradas, llegando a volverse completamente delirantes.

 Se vuelven delirantes por el cóctel de soberbia, orgullo, miedo, ahí se obsesionan, alteran, desesperan y al final, colapsan, estallan, se derrumban, se quiebran. Después se alzan orgullosas diciéndose superadas, pero la realidad es que se convierten en histéricas sumamente egoístas.

 Se convierten en frenéticas despiadadas que se desesperan por lograr ser obedecidas, amadas, tomadas en cuenta. Fingen interés hipócritamente, fingen bondad, afabilidad, pero son malditas muertas despiadadas obsesionadas solo consigo mismas.

 Aunque digan interesarse por otros, su único, total, exclusivo y enfermizo interés es ser adoradas, por ello su ocupación es hacerse aceptar, impone que se las tome en cuenta, obedezca y se les rinda culto.

 Son almas pesadas y pegajosas, realmente insoportables, tienen apariencia de ser afables, agradables, pero son en realidad abismos que demandan atención, que consumen a otras almas cuando logran apegarse porque quieren verse llenas y saciadas en su egolatría.

MUERTE ETERNA, ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (1):

MUERTE ETERNA, ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (2):

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

RUMORES DE GUERRA

RUMORES DE GUERRA   Teniendo en cuenta que el estado profundo estadounidense hacía sus negocios con la mano barata en China y que,...