27 de abril de 2014

2734.- ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (12): POR ESO ES QUE YACE AHÍ POSTRADA



2734.- ESA ALMA ES UNA MALDICIÓN (12): POR ESO ES QUE YACE AHÍ POSTRADA

 El deseo de adoración es la expresión del espíritu de satanás, o sea, la persona que desea ser adorada expone que satanás la usa como máscara para saciarse él.

 El alma no comprende, no quiere ver ni entender que esta siendo usada por el adversario, que esa adoración que busca, quiere, reclama, demanda, exige, no es para ella misma, sino que, por su abismo va a parar al adversario directamente.

 Esta es la razón por la que el alma que demanda adoración nunca se sacia, nunca ese siente satisfecha ni se da por conforme, porque nada de lo que obtiene le aprovecha, todo se lo lleva el adversario.

 El problema es que el alma no lo ve ni entiende, entonces, se desespera mas y mas por obtener adoración, porque siente-padece el vacío, y es así como satanás entra mas en ella y mas la puede usar para robar mas vida a otras almas que se le exponen adorando a esa infeliz.

 El alma se vuelve fanática de sí, de esa imagen por la que es vista, reconocida, adorada, estimada, tomada encuentra en el mundo, ella misma la adora y se le rinde porque cree que es su salvación.

 La expone, vende, promociona, oferta, porque esa completamente desesperada, no se sacia, no se conforma, no conoce alivio o consuelo, solo corre desesperada buscando la adoración que desea.

 Si por un segundo escuchara a Dios, comprendería que no tiene necesidad alguna de ser adorada, vería que si deja de reclamar adoración, aceptación, reconocimiento, etc., estaría libre al instante del infierno que la atormenta, de esa obsesión que la enloquece.

 Dejaría de sufrir, de apenarse, de mirarse con lástima y pena, dejaría de odiarse porque no logra ser adorada o aceptada como desea y busca, exige y demanda. Dejaría de odiar a quienes no la conforman y sería libre también de esa infiltración satánica en su ser.

 Todo mal acabaría, todo bien comenzaría, pero las almas no quieren abandonar sus malos caminos, no desean confiar en Dios, cree en la Verdad, quieren desconfiar suponiendo que la duda es mas segura y les otorga poder, les da capacidad para hacerse adorar.

 Permanecen en tinieblas y solo conocen el miedo, padecen el terror que desean tener porque no quieren confiar en Dios. Es fácil para Dios sacarlas del abismo y de la muerte, del sepulcro de la egolatría narcisista infernal miedosa, pero no quieren, por ello es que ahí yacen postradas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

RUMORES DE GUERRA

RUMORES DE GUERRA   Teniendo en cuenta que el estado profundo estadounidense hacía sus negocios con la mano barata en China y que,...