14 de mayo de 2014

2931.- GRAN AVISO, SE VE A SÍ EN SU SER NATURAL



2931.- GRAN AVISO, SE VE A SÍ EN SU SER NATURAL

 La verdad es simple, tanto como cruda y difícil de aceptar: Somos cobardes, nos domina el miedo, nos controla, somete, esclaviza, aplasta, nos convierte en histéricos que se obsesionan consigo mismos no saben ni quieren hacer otra cosa mas que preocuparse y pensar en sí.

 El miedo es lo peor que puede atormentar a un alma, la aniquila, debilita y destruye sin provocarle extinción, es decir, la mata sin darle muerte, un tormento atroz e indescriptible.

 El miedo que nos envuelve y también atormenta por dentro es la propia debilidad, inconsistencia, lo que somos en esencia, nada y menos que nada, un pedazo de nada.

 Esa debilidad, inconsistencia, o que somos en realidad, es el fruto o la cosecha de una existencia miserable, orgullosa, delirante y desamorada.

 Como tontos queremos creer que la anidad es algo, que el orgullo sirve, pero la verdad es que en esencia esas cosas son como la espuma, parecen algo, son voluminosas, se elevan fácil, pero enseguida se desvanecen como la niebla al salir el sol quedando de eso nada.

 Ahí quedamos desnudos, desprovistos de todo lo que parecía fortaleza, de lo que estábamos orgullosos, y el terror se apodera del alma, una preocupación angustiante, desesperante, histérica.

 A todas las almas les llega el momento de verse a sí mismas, de conocerse en el ser real miserable que somos en verdad mas allá de todo delirio, fantasía, orgullo, auto-engaño.

 Puede ser un instante, puede durar mucho, lo que sí tiene es ese sabor eterno, interminable, donde los minutos parecen años, y donde la sola idea de tener que esperar una salida o solución, o de conseguir algún tipo de alivio se ve muy distante, como si hubiese que ir caminando de la tierra a la luna.

 La idea de tener que esperar en ese estado es aterradora, el alma se hunde, sumerge, desarma, desmorona, el miedo la destroza, aniquila, destruye. El mismo miedo, su propia debilidad la hace querer huir, esconderse, perderse, desaparecer, pero no hay salida ni escondite alguno.

 El terror enloquece a las almas y no pueden esconderse ni evadirse, su masca se ha desmoronado han conocido el miedo, se han visto a sí mismas en su ser natural y tienen pánico.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ   Por la crisis sanitaria y económica Nacional y mundial. 1.      Las personas r...