27 de junio de 2014

3728.- NO CONTROLAMOS LO QUE NOS CONTROLA



3728.- NO CONTROLAMOS LO QUE NOS CONTROLA

 Somos caprichosos, egoístas miserables que se vuelven recalcitrantes, nos empacamos como mulas con lo que queremos o con lo que no queremos, con lo que deseamos o con lo que no deseamos aceptar.

 No vemos que esos caprichos y rebeldías nos atan, estrangulan el alma y provocan deformaciones abominables, infernales, bestiales. Cada capricho es como si atásemos un miembro, corta la circulación, lo estrangula y termina provocando la amputación.

 No queremos entender esta simple realidad, pero, por mas que no la veamos ni creamos, el alma termina atada, deforme, atrofiada, deformada, vuelta un demonio que se retuerce.

 Ni siquiera abrimos los ojos cuando se producen las consecuencias de esas ataduras-caprichos, es decir, cuando llegan enfermedades, pestes, desgracias golpeándonos sin piedad.

 Considerar que son consecuencias y nosotros vemos tales cosas como problema. Ya es un problema que veamos las consecuencias y síntomas de la verdadera enfermedad como si fuese el problema real.

 Estamos totalmente fuera de orden, no queremos ubicarnos, no le permitimos a Dios que nos corrija, terminamos hundiéndonos en el abismo desolado de nuestro ser desamorado.

 No nos dejamos curar, no eliminamos esas rebeldías, no purgamos caprichos, no nos liberamos de lo que nos provoca desolación, muerte, lo que nos convierte en una abominable deformación infernal sufriente.

 Los caprichos generados no se extinguen ni aun saciándose, porque si los conformamos, estamos alimentándolos, cosa que provoca que se extiendan, multipliquen, eso es cultivarlos.

 La única manera de liberarse de ellos es purgándolos, dejándolos en ayunas, pero es necesario también renunciarlos, sino queda la raíz y, con el transcurso del tiempo, vuelven a resurgir.

 Quedamos trabado donde nos volvimos rebeldes, en el momento en el que no aceptamos la realidad, cuando nos convertimos en delirantes de soberbia evadidos de la realidad suponiendo que la mentira es mejor porque la controlamos.

 No controlamos la mentira, ésta es como la droga, nos controla y somete destruyéndonos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA, 666

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA , 666   No es casualidad que justo cercano a la fiesta de Pentecostés , el gobierno dictador democ...