4 de julio de 2014

3861.- CAUSA DEL GRAN CASTIGO DE ESTOS TIEMPOS



3861.- CAUSA DEL GRAN CASTIGO DE ESTOS TIEMPOS

 Tan ciegamente estúpidas de orgullo han llegado a ser las almas que se alegran cuando se en perjudicadas en su paso por el mundo y para siempre, por toda la eternidad.

 Se alegran cuado el adversario les saca de encima a Dios, cuando les ayuda a liberarse de Él, o sea, cuando las convierte en cerdas celosas de sí, orgullosas recalcitrantes que se desesperan infernalmente por ser adoradas.

 Festejan una supuesta Vitoria sobre Dios el quitarse la humillación y vergüenza de encima, celebran el triunfo del orgullo no considerando las consecuencias, ni pensando que es momentáneo, efímero, estrella fugaz con la que seduce el adversario a las almas.

 De la misma manera adoran a sus ídolos, otras estrellas fugaces que brillan un instante ínfimo en la historia dejándose seducir por la serpiente infernal que de esta manera logra derribar a muchas almas precipitándolas al infierno.

 Considerar lo que sucede porque esta escrito, el dragón en su caída arrastra una tercera parte de las estrellas del firmamento. El dragón es satanás y las estrellas son esas almas puestas por Dios para iluminar la noche de los tiempos.

 Lo que ocurre es que hasta los elegidos son engañados y vencidos, se le ha concedido al dragón hacerles la guerra y vencerlos, entonces, esa almas que supuestamente servían a Dios, caen en el orgullo y la egolatría, se apartan de Dios volviéndose hipócritas, fingiendo que aun lo siguen y sirven cuando la verdad es que lo han traicionado.

 Al caer esos astros, se vuelven ídolos del mundo paganizado, corrupto, vicioso, en avanzado estado de corrupción y que no quiere convertirse, pero son esas estrellas fugaces que brillan solo un instante en una noche.

 Son descartables que se pierden, perecen, sucumben, que dicen y hacen lo que el mundo quiere buscando aceptación y suplicando no ser despreciados, pero así es como se convierten en abominables, despreciables, perdibles, desechables.

 Estas inmundicias tramposas que han descartado a Dios, se vuelven descartables para Él y son abandonadas a su suerte, se convierten en la causa de la abominable desolación y el principio de la gran desgracia o castigo de estos tiempos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ

LA “TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN” SE CUMPLIÓ   Por la crisis sanitaria y económica Nacional y mundial. 1.      Las personas r...