14 de diciembre de 2014

EMPEZAR A BUSCAR AL ESPÍRITU SANTO (VII)



EMPEZAR A BUSCAR AL ESPÍRITU SANTO (VII)


Que a Dios Padre sea la Gloria, y al Hijo que de entre los muertos Resucitó, y a Ti paráclito, por los siglos de los siglos, amen.


 Debemos aprender a vivir por y para Dios, no solo de Él, sino para Él, si no lo hacemos, continuamos viviendo por y para el orgullo dedicándonos a satisfacernos en el ego y perdiéndonos en el mundo.

 Buscando la Voluntad de Dios, Su Revelación, aprendemos a vivir para Él y no para nosotros mismos. Cuando creemos que vivimos para nosotros mismos, en realidad estamos viviendo para el ego, abismo infernal que llevamos adentro, para el mismo vacío, la ausencia de Dios que provocamos.

 Ahí es donde vivimos para hacernos adorar, amar, satisfacer, pero es donde terminamos de autodestruirnos creyendo que nos beneficiamos. Ahí es donde entramos en un delirio infernal desesperándonos por hacernos adorar y olvidándonos por completo de Dios.

 Considerar que podemos hablar de Dios todo el tiempo pero no verlo nunca, continuar centrados en nosotros mismos y verdaderamente olvidados de Él, es todo apariencia lo que hacemos convirtiéndonos en hipócritas narcisistas infernales.

 Para que la Gloria sea para Dios, debemos vivir realmente para Él, porque Dios es glorificado, lo glorificamos, cuando lo reconocemos como Dios, cuando realmente lo aceptamos como tal, y esto se hace al obedecerlo.

 De nada sirve glorificar a Dios con adulaciones y lisonjas, eso sirve para engañarse a sí mismo porque a Dios no lo engañamos, Él no es estúpido, nosotros los somos porque creemos que Él cree nuestras mentiras y cae en nuestros engaños.

 Lo que hagamos a Dios es lo que recibimos, si pretendemos engañarlo, los engañados somos nosotros que creemos que lo conseguimos evitando así enfrentar el miedo y evitando tener fe verdadera evadiéndonos en un engaño infernal.

 Glorificamos a Dios cuando morimos a nosotros mismos, cuando padecemos infernales e indecibles tormentos en el mundo y continuamos obedeciendo a Dios, perseverando en la Fe, creyendo en su Amor.

 No glorificamos a Dios con cosas visibles, terrenas, que el mundo celebra, si el mundo nos felicita no estamos obedeciendo a Dios ni sirviéndolo porque el mundo odia a Dios, es ególatra, orgulloso, mentiroso.

 El mundo glorifica a los suyos, así que, debemos dejar de engañarnos y empezar a buscar a Dios en verdad para poder obedecerlo y ahí veremos como el mismo mundo pasa a ser une enemigo al servicio de satanás para perseguirnos y atormentarnos descubriéndose de esa manera la Verdad.

 El Hijo es glorificado cuando lo seguimos, imitamos, cuando continuamos sus pasos, cuando perpetuamos Su Presencia en el mundo actualizándola, haciéndolo presente, buscando y recibiendo Su Espíritu, permitiéndole que continúe sus obras.

 Lo glorificamos cuando lo dejamos Ser y Hacer, cuando le permitimos Vivir y Reinar en nosotros. No lo glorificamos cuando hacemos cualquier cosa y luego nos llenamos la boca hablando de Dios.

 En definitiva, glorificamos tanto al Padre como al Hijo, cuando creemos, confiamos, perseveramos y colaboramos en Que Hagan Sus Obras en nosotros, porque ahí es donde nos resucitan, rescatan, redimen, transfiguran, transubstancian y es ahí donde podemos darles verdadera gloria.

 Lo que hacemos por nosotros es miseria, insulto y pedido de adoración, aceptación y reconocimiento, nada tiene que ver con Dios, Glorificamos a ambos cuando los dejamos que nos hagan, consumen, perfeccionen, cuando les permitimos vivir, estar, permanecer en nosotros.

 No glorificamos a Dios con lo que hacemos, sino con lo que Él hace en nosotros, de manera que debemos dejar al Padre y al Hijo Que Sean y Que Hagan en nosotros para poder darles una verdadera Gloria.

 Finalmente, glorificamos al Espíritu cuando lo dejamos que Sea en nosotros, cuando le permitimos que haga de nosotros absolutamente lo que quiera porque nos convierte en fuentes de Él mismo, Fuentes Vivas de Revelación porque llegamos a ser Sedes de Dios, su domicilio en el mundo, verdaderos templos suyos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO Mas allá de todos los vicios y defecto...