31 de enero de 2015

AYUDAR A CAMBIAR LA REALIDAD O EVADIRSE COLABORANDO EN QUE SEA MAS DEPLORABLE



AYUDAR A CAMBIAR LA REALIDAD O EVADIRSE COLABORANDO EN QUE SEA MAS DEPLORABLE


 Por el sacrificio y dolo de una o varias almas generosas, se puede rescatar a un alma del abismo de egolatría, de las tinieblas infernales, El Señor Es El Que Juzga, decide, evalúa lo conveniente, a quién y la manera de hacerlo.

 Por ello es que debemos aceptar los sufrimientos que nos tocan, los padecimientos que generosamente nos prodigan los demonios y sus inmundos y repulsivos hijos y seguidores en el mundo, ofreciéndolos como sacrificios santos de aceptación de la Voluntad de Dios.

 No es Voluntad de Dios que padezcamos, pero lo ha permitido para que negamos la oportunidad de aceptarlos y ofrecerlos, de ejercitar la paciencia, de vencernos a nosotros mismos, de purgar el orgullo y generar amor, a la vez que son oportunidad de ofrecer sacrificio por la salvación de las almas que Él quiere rescatar.

 No todas merecen ser salvadas, no todas quieren ser salvadas, El Señor mira los corazones y determina las que lo serán y para que colaboremos con Él nos ha llamado, ahí es donde debemos ser generosos y perseverar en la fe en medio del dolor, en medio de los tormentos, padecimientos, castigos y desgracias.

 Por supuesto que es horrible, es humillante y es injusto la mayoría de las veces, pero también es verdad que no hay otra manera de salvar almas.

 Desgraciadamente el mundo va a ir de mal en peor, y si ahora nos resulta un infierno abominable, mañana será peor, por ello es que debemos irnos acostumbrando, adaptándonos, aceptándolo, de lo contrario renegaremos de Dios hasta autodestruirnos.

 Hay que aprovechar el infierno que nos toca padecer día y noche para negarse a sí mismo, para ofrecer santos sacrificios de aceptación a Dios, para purgarnos y para adquirir mérito delante de Él colaborando en la salvación de las almas.

 No es agradable, no es el ideal de paraíso, pero es la realidad, es el infierno desatado en la tierra azotando almas y cuerpos, es lo que la humanidad merece y lo que vamos a conocer, padecer, vivir, sufrir sin remedio de ahora en adelante.

 Esto provocará que muchas almas se estrellen unas contra otras arrebatadas por el delirio de orgullo y la furia abominable infernal que han engendrado y generado al renegar de Dios.

 Ésta es la realidad, al que le gusta bien, al que no que colabore en cambiarla convirtiéndose y ayudando a rescatar almas, y sino queda la otra opción que es evadirse e ella, encerrarse en sí mismo y dedicarse a mentirse-engañarse no queriendo comprender que hemos renegado de Dios hasta el hartazgo convirtiendo el mundo en asqueroso infierno que ahora nos toca padecer.

 Quien no colabora en remediarlo, cambiarlo, en buscar y obedecer a Dios, colabora en corromperlo, así es que, por mas que nos quejemos, seguiremos cosechando el maldito y asqueroso infierno que hemos ayudado a construir, infierno de ausencia de Dios, una abominable desolación.

NO ES INCAPACIDAD SUYA PARA SALVAR, SON LAS ALMAS LAS QUE QUIEREN PERDERSE



NO ES INCAPACIDAD SUYA PARA SALVAR, SON LAS ALMAS LAS QUE QUIEREN PERDERSE


 Desgraciadamente la situación espiritual de las almas en estos tiempos es decadente, deplorable, abominable, condenable.

 Esto provoca que se produzca una ausencia de Dios que resulta en castigo para las mismas almas inconversas, orgullosas, ególatras, desamoradas, viciosas, corruptas.

 Cada día, a cada instante, se corrompen mas, se degradan pudriéndose en vida para llegar a ser peores que demonios.

 Hay algunos casos aislados, personas que aprenden a renunciar a sí mismas, o que aprovechan las oportunidades dadas por Dios para hacerlo renunciando a la egolatría, el narcisismo, dejando de adorarse y de hacerse adorar.

 A estas El Señor las rescata, asiste, defiende, protege, las hace crecer en amor, progresar en espiritualidad, salir del abismo-sepulcro de la abominable egolatría narcisista infernal definitivamente.

 Estas almas crecen en amor a Él, en santidad, evolucionan, progresan espiritualmente y llegan a ser verdaderamente hijas de Dios

 Esta generación, o mas bien, ‘degeneración’, no merece ser salvada, rescatada, y ni siquiera lo quiere, busca o desea, por ello es que El Señor busca a casos puntuales, a las almas que sí lo merecen, buscan y quieren.

 Saca a las pocas que son verdaderamente rescatables como lo hizo de Sodoma y Gomorra, para evitar que sean arrastradas por la corriente, para evitar que se pierdan también.

 Esto no lo hace por sí solo, sino contando con el apoyo de almas generosas que colaboran con Él en la tarea de rescatar a otras almas de las garras de los enemigos espirituales.

 La verdad es que las almas que merecen ser rescatadas, lo serán, y otra verdad es que sin dolor es imposible rescatar almas.

 Comprender acá la razón por la que nos tocan padecimientos, castigos, dolores, persecuciones, etc., en estos tiempos, son cosas que podemos aprovechar y ofrecer al Señor como santo sacrificio renunciando a nosotros mismos, aceptando Su Voluntad y continuando siendo fieles, para la salvación de otras almas.

 Desgraciadamente muchas almas se perderán en estos tiempos, es inevitable, y no es porque falte en Dios habilidad para salvar, sino que se debe a que falta en las almas interés para ser salvadas, rescatadas, redimidas, sacadas de las tinieblas, del abismo de inmunda egolatría narcisista infernal.

DISOCIADAS DE LA REALIDAD, EVADIDAS EN UN SEPULCRO DE FANTASÍA EGÓLATRA



DISOCIADAS DE LA REALIDAD, EVADIDAS EN UN SEPULCRO DE FANTASÍA EGÓLATRA


 Cada uno se encierra-entierra en sí, se dedica a la egolatría narcisista infernal que en esencia es la religión mundial, así es que padecemos la abominable desolación, la ausencia de Dios en el corazón y en el mundo.

 Es deplorable, cada uno le rinde culto a su propia imagen-personalidad-ego, generando de esta manera una montaña de orgullo asqueroso en la que se sumerge y pierde quedando atrapado y evadido de la realidad.

 Cada cual se encierra en su delirio, fantasía, se da una imagen para hacerse ver, adorar, aceptar, la convierte en su diosa, reina, la adora, se consume haciéndola grande, agradable, adorable, aceptable según los cánones del mundo.

 Mientras esto sucede continúa avanzando al abominable desolación, la ausencia de Dios, porque son pocas, muy pocas, las almas que buscan a Dios renunciando a sí mismas, a la egolatría, discerniendo la Voluntad de Dios y obedeciéndolo a Él sin practicar la egolatría, sin dedicarse a hacerse ver, amar, adorar, aceptar, admirar, seguir, servir, obedecer, etc.

 Al olvidarse de Dios se hunden-encierran en sí, ahí padecen miedo, sufren la horrenda preocupación por sí, cosa que las mueve a buscar con mayor desesperación hacerse ver, adorar, aceptar, amar, obedecer, etc., y de esta manera es que llegan a convertirse en abominables, deplorables, ególatras narcisistas infernales repulsivamente deformes, asquerosamente similares a demonios.

 Obran instintivamente, defendiéndose, buscando seguridad, queriendo evitar el desprecio y el olvido que tanto temen, pero la realidad es que eso van a cosechar irremediablemente porque es lo que han sembrado en su miedo, angustia, preocupación egoísta por sí, dedicación a la egolatría narcisista infernal.

 Muchas fingieron interés por otros, preocupación y dedicación, pero en realidad era parte de su imagen, fingieron caridad, buscaban aceptación y reconocimiento, querían evitar ser olvidadas, despreciadas y perversa, aunque inconscientemente, estaban cobrándose venganza.

 Se cobraban venganza porque obligaban a otras almas a que las acepten fingiendo caridad.

 Es deplorable el estado al que han llegado a reducirse las almas olvidándose de Dios, renegando de Él, dedicándose miedosamente a buscar amor, adoración, aceptación, servicio, obediencia, etc., realmente se evaden de la realidad, se disocian creando mundos alternativos, paralelos, es decir, fantasías en las que se encierran, las mismas que acaban por ser un sepulcro infernal.

 Ahí se consumen, autodestruyen, sufren transformaciones infernales y llegan hasta ser peores que los mismos demonios, y todo en vida, en esta vida, mientras se hallan de paso por el mundo.

 De esta manera es que pierden al oportunidad de corregirse, salvarse, convertirse, de salir del abismo de miedo, de la cárcel de las preocupaciones, de esa horrenda egolatría narcisista infernal por la que se evaden de la realidad para crear fantasías que acaban convirtiéndose en sepulcros de olvido y de negación de Dios, abismos de corrupción y perdición eterna.

ES DEPLORABLE LA SITUACIÓN ESPIRITUAL DE LAS ALMAS



ES DEPLORABLE LA SITUACIÓN ESPIRITUAL DE LAS ALMAS


 Las almas han elegido convertirse en ególatras narcisistas infernales, se convirtieron en una aberración condenable, chorrean inmundicias.

 Reniegan de Dios, prescinden de Él, se hunden en sí mismas para practicar la egolatría, se adoran hasta autodestruirse.

 Son miserables para con Dios, reniegan de Él, y a la vez, son agujeros de inmundicias infernales, se pudren, corrompen, estropean, se vuelven abominables, repulsivas.

 Se arrastran sobre la faz de la tierra como en el infierno renegando de Dios, prescindiendo de Él, dedicándose a buscar adoración, satisfacción para su ego, a la vez que quieren saciedad para vicios, ambiciones y caprichos, convirtiéndose en completamente delirantes.

 Son indiferentes a Dios, se sumergen en sí, luego, son indiferentes a todos, a la realidad misma, de manera que se pudren en vida, se convierten en algo abominable, deplorable, repulsivo, condenable, pero no lo notan, o peor, se sienten satisfechas de la inmundicia que son negando que tienen una horrenda similitud con los demonios y hasta llegan a ser peores que éstos.

 Apestan, repugnan, son abominables, horriblemente indiferentes a Dios y totalmente ajenas a la realidad son como las que se revolcaban en chiqueros inmundos en el tiempo de Noé, o como las que se pudrían en vida corrompiéndose asquerosamente y revolcándose con demonios en sodoma y gomorra.

 Se esfuerzan por corromperse, degenerarse, depravarse, estropearse, deformarse, asimilarse a demonios, son horrendamente caprichosas, asquerosamente obtusas y despiadadas, deliran de soberbia hasta el abominable descaro infernal insultando a Dios, desafiándolo y tentándolo.

 Es grave la situación, se han convertido en algo infernal, abominable, condenable, deplorable, y como se trata de algo generalizado, la corrupción avanza a pasos agigantados, de manera que cada día son peores, incluso hasta peores que demonios.

 Como son cómodas, ególatras, indiferentes y olvidadas de Dios que encima se sienten orgullosas de su abominable egolatría narcisista infernal, merecen padecer lo que padecerán.

 Lo que padecerán será un horrendo engaño, imperio de la mentira, reinado de satanás por medio de su vicario, hijo predilecto, heredero y continuador de la obra de judas.
 

LA MUJER VESTIDA DE SOL Y EL DRAGÓN ROJO, SIGNIFICADO



LA MUJER VESTIDA DE SOL Y EL DRAGÓN ROJO, SIGNIFICADO


A) Uno de los significados de la imagen descripta en el Apocalipsis de la Mujer Vestida de Sol, es que se trata de las apariciones de María Virgen a lo largo de la historia realizando revelaciones e inspiraciones privadas, así como algunos otros signos.


B) Desde este punto de vista, la otra señal que el apóstol vio era un dragón rojo gigante en el cielo. Esto también simboliza varias cosas.

1.- Por un lado el marxismo y todas esas nefastas e infernales doctrinas de izquierda, y por otro lado aquellos países donde estas doctrinas se han impuesto a sangre y fuego.

 Notar que donde triunfaron esas doctrinas satánicas se han suprimido la fe, la moral y las buenas costumbres, las naciones se han visto corrompidas, arruinadas, estropeadas sometidas a una horrenda tiranía.

 También ocurrieron genocidios, holocaustos de miles y hasta millones de personas para hacer triunfar esas malditas revoluciones izquierdistas.

 La fe en esas regiones fue perseguida, condenada y el clero asesinado, los religiosos encarcelados, torturados y finalmente exterminados.

 La ruina espiritual y moral se vivió luego en lo material, las naciones que padecieron regímenes izquierdistas padecieron un retraso económico, tecnológico y se vieron horriblemente sumidos en la miseria sus habitantes, los pocos que lo sobrevivieron.

2.- Simboliza también a todos aquellos países que sufrieron el infernal flagelo de movimientos subversivos, revolucionarios, sediciosos que desangraron la nación y arruinaron al estado.

3.- También simboliza a aquellos países como el nuestro que han padecido el flagelo de la guerra psicológica, social, cultural y ocultista de sometimiento, destrucción, aniquilación y transformación.

4.- Finalmente simboliza, ese engendro infernal que es la maldita teología de la liberación, que no es otra cosa que el marxismo adaptado a la religión, o la religión convertida en materialista, terrena y dedicada al mundo, no a Dios.


C) Otros simbolismos en el gran dragón rojo son:

1.- Se trata de satanás, su estado real expuesto en el Cielo al momento de su rebelión y desafío contra Dios.

2.- Es la persona soberbia, orgullosa, maldita y resentida que se dedica a imponerse, reinar, prevalecer, hacerse obedecer dedicándose por completo al mundo, construyendo su falso reinado delirante de orgullo y rebosante de vicios.

APARICIONES D ELA VIRGEN EN SODOMA Y GOMORRA DE ESTOS TIEMPOS



APARICIONES D ELA VIRGEN EN SODOMA Y GOMORRA DE ESTOS TIEMPOS


1.- Hay muchos significados respecto de las imágenes del Apocalipsis porque se trata de realidades espirituales y como tales son amplias, abarcan muchos aspectos de esta realidad material, no se expresan en uno, ni siquiera en un tiempo.

1.1.- De esta manera es que podemos considerar a la Mujer Vestida de Sol como a María Virgen en sus innumerables apariciones, signos, milagros, señales que ha realizado entre los siglos XIX y XX.

1.2.- A la vez también podemos considerar a esta imagen como a todas las personas que han respondido a esas apariciones generando un movimiento de conversión, de vuelta a Dios, de renacer espiritual, de verdadero fervor.


2.- A la par podemos contemplar el mundo en su estado espiritual decadente real viéndolo como a Sodoma y Gomorra.

2.1.- Sodoma es el mundo sin Dios, y Gomorra es la religión misma sin Dios convertida en un antro de corrupción, perversión, depravación, vicios y negocios mundanos ‘non sanctos’, no santos.

2.3.- De Sodoma y Gomorra solo se pudieron rescatar un puñado de almas debido a su deplorable estado de corrupción generalizada, y de entre éstas no todas llegaron a salir de su condenación, porque la mujer de lot, rebelde y desagradecida, miró hacia atrás pese a las advertencias convirtiéndose en estatua de sal.


3.- En estos tiempos, son muchas las almas que respondieron a la llamada de Dios realizada por medio de María Virgen, pero no tantas como hubiese sido necesarias para salvar al mundo de la condenación que viene.

3.1.- Estas almas son como lot y los suyos rescatados de Sodoma y Gomorra, un puñado, y también, muchas han quedado convertidas en estatuas de sal.

3.2.- Esto significa que, no todas las almas que se han convertido sin compartir el pecado de estas generaciones incrédulas, viciosas, corruptas y sumergidas en el mundo, han perseverado, o sea, algunas pusieron la mano en el arado mirando hacia atrás quedando petrificadas, convertidas en estatuas de sal.

3.3.- Perdieron la vida, la consumieron igual que aquellas que no se habían convertido, se convirtieron en algo ácido, pétreo, peor que las mismas almas que no salieron de Sodoma y Gomorra.


4.- No es novedad, ni es diferente a lo que ha sucedido en dos situaciones con las que puede compararse esto:

4.1.- Una es el ejemplo ya citado de lot y su mujer

4.2.- La otra situación es la del mismo pueblo que fue el elegido en el antiguo testamento que salió de egipto, sin embargo quedó tendido en el desierto debido a su corrupción e incredulidad, solo su descendencia llegó a la tierra prometida.

NO ESCUCHÓ EL AVISO, NO CONTEMPLÓ EL MILAGRO, ELIGIÓ EL CASTIGO



NO ESCUCHÓ EL AVISO, NO CONTEMPLÓ EL MILAGRO, ELIGIÓ EL CASTIGO


 Es abominable, repulsivo, deplorable, condenable el estado de las almas en estos tiempos de generalizado olvido de Dios y reniego contra Él.

 Se han degradado las almas hasta el hartazgo infernal, llegaron a pudrirse y deformarse en vida de manera tal que ya han adquirido una horrenda similitud con demonios.

 Esto significa que, aun hallándose de paso por el mundo llegaron a alcanzar la ‘pre-condenación’. La ‘pre-condenación’ sucede cuando el alma que se halla de paso por el mundo rechaza a Dios y todas las oportunidades que Él le da para evitar que se pierda, que se entierre en tinieblas, que se ahogue en el abismo abominable de egolatría narcisista infernal.

 Desgraciadamente no se trata de casos aislados, es demasiado común y generalizado, el estado de las almas es deplorable, abominable, repulsivo, son pocas y raras las excepciones de almas verdaderamente puras.

 Que el nivel espiritual general sea tan deplorable conlleva que se produzca una ausencia de Dios, y consecuentemente, un avance de las tinieblas, las que además, no vienen solas, sino llenas de demonios y con otros muchos enemigos espirituales dispuestos a atormentar a las almas y hacerlas padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Es horrendo, pero es real, es abominable, pero es la verdad, no sería justo si las almas no padecieran loq eu se han esforzado en conseguir, sería incoherente sostener algo diferente, pues se cosecha la siembra y han sembrado olvido y negaron de Dios, reniego contra Su Voluntad, una abominable amasijo de vicios infernales.

 No hicieron otra cosa mas que elegir el infierno una y otra vez, no hicieron mas que esforzarse hasta el hartazgo prefiriendo a satanás y sus demonios, el mundo y la carne, la muerte eterna y todos los vicios, en definitiva, eligieron el infierno constante y caprichosamente, obsesiva y desesperadamente hasta el abominable hartazgo volviéndose delirantes de orgullo.

 Esto es lo que El Señor pretendía evitar. Para evitar esto es que ha enviado a La Mujer Vestida de Sol, María Virgen, Su Madre, para que realizara señales y signos, y para que Ella misma, Su Presencia en el mundo, fuese un signo, avisando, advirtiendo, llamando la atención a las almas.

 La cuestión es pocas almas hicieron caso, escucharon, humildemente respondieron al llamado de Dios por medio de María Virgen haciendo penitencia, sacrificio, ayuno, oración y realizando la conversión.

 Así es como se hace evidente que la humanidad no escuchó el Aviso, no contempló el Milagro, eligiendo el Castigo.

 El Castigo consiste en la abominable desolación, en la ausencia de Dios provocada en la que imperan las tinieblas y prevalecen los demonios estableciendo su reinado de terror en el mundo como en los corazones.

30 de enero de 2015

HACEMOS ESFUERZOS POR ARRUINARNOS



HACEMOS ESFUERZOS POR ARRUINARNOS


 Queremos dedicarnos por completo a lograr ser amados, adorados, obedecidos, servidos. Así es como demostramos la abominable inmadurez.

 Esa inmadurez la transmitimos  alo que hacemos estropeándolo, arruinándolo  colocándolo en las garras del adversario, satanás.

 De esta manera es como no solo nos perjudicamos, sino que también perjudicamos a Dios y a otros, porque nos desesperamos hasta lo infernal buscando la manera de lograr ser obedecidos, tomados en cuenta, y si no lo obtenemos, como el cero infernal, rompemos todo en obra despechada y manifestando la podredumbre de la que estamos llenos.

 Simplemente el problema es que somos ególatras narcisistas miserables, unos cerdos orgullosos que piensan obsesiva y desesperadamente en sí mismos buscando la satisfacción de sus ambiciones hasta el hartazgo.

 Así es como nos perjudicamos, pero también estropeamos todo, todo cuando tocamos termina corrupto, arruinado, destrozado, envenenado y puesto al servicio del adversario porque lo ponemos al servicio de la egolatría.

 De esta manera convertimos la propia vida en un infierno y el mismo mundo también, así es como no podemos hacer otra cosa mas que padecer mientras nos hallamos de paso sobre la faz de la tierra.

 Es simple de entender renegamos y prescindimos de Dios hasta el hartazgo abominable infernal, lo único que nos queda es padecer las consecuencias de su ausencia, pudrirnos en vida, corrompernos, vernos a merced de los demonios y de todos los enemigos espirituales.

 Lo esencial, lo primero y urgente, lo verdaderamente útil y necesario que debemos hacer es volver a Dios, buscar la comunión con Él, abandonar la egolatría, el inmundo narcisismo infernal, porque ya nos ha colocado en al situación enfermiza e infernal en la que nos hallamos, solo puede arrastrarnos a la condenación eterna.

 Olvidamos que estamos de paso por el mundo y que es un momento sumamente corto el que tenemos para lograr la salvación, purgar el alma, remediar la ausencia de Dios.

 Seguimos perdiendo el tiempo, sumergiéndonos en el abismo, entregándonos a los caprichos de aquellos que desean destrozarnos.

CONTINUAMOS RENEGANDO DE DIOS



CONTINUAMOS RENEGANDO DE DIOS


 Nos evadimos de Dios, renegamos de Él, nos hundimos-sumergimos en nosotros mismos encerrándonos así en un abismo-sepulcro de tinieblas, vicios, corrupciones, abominaciones.

 Tenemos que aprender a buscar a Dios y a seguirlo-obedecerlo, de lo contrario continuaremos dando vueltas inútilmente convirtiéndonos en semejantes a demonios, volviéndonos seres ególatras miserables que solo se esfuerzan por autodestruirse.

 No queremos buscar a Dios en verdad porque no queremos obedecerlo realmente, como horrendos hipócritas fingimos interés, pero es superficial, es algo aparente, solo para expresar las miserias inmundas en las que nos hemos convertido.

 No queremos salir del abismo de egolatría narcisista infernal, no queremos abandonar el ego-sepulcro, por ello es que no dejaremos de ver las tinieblas, no dejaremos de padecer el embate de los enemigos infernales y la vida va a ser solo suplicio.

 Cuanto mas padecemos, mas nos desesperamos por imponernos, prevalecer, reinar, pero el camino es absolutamente contrario, es el tiempo oportuno para negarnos, ablandarnos, dejar de ser tan caprichosos y obsesivos, es la oportunidad para buscar a Dios, discernir Su Voluntad y obedecerlo-seguirlo.

 Somos renegados que se desesperan por seguir centrados en sí, eso es capricho, inmadurez, maldad, etc., estamos pudriéndonos en vida, no queremos obedecer a Dios, no seguimos al Señor, solo hacemos esfuerzos para perdernos, para continuar encaminándonos a la condenación eterna.

 Como tontos continuamos encerrados en nosotros mismos con miedo, teniéndonos lástima, auto-compadeciéndonos, dedicándonos a la egolatría narcisista infernal.

 Es hora de dejar de mentirse, de dejar de engañarse y comprender que si no salimos del abismo de egolatría narcisista infernal, del cerco de caprichos, vamos a perdernos para siempre convirtiéndonos en horrendamente iguales a demonios.

 La miseria, mezquindad, el renegar de Dios, nos hace tontos  nos esforzamos por cultivar la tontería, seguimos prescindiendo de Dios no buscándolo en verdad, conformándonos con apariencias sin llegar a obedecerlo, sin renunciar a sí para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

COMO EL ENEMIGO, DESESPERADOS POR IMPONERSE



COMO EL ENEMIGO, DESESPERADOS POR IMPONERSE


 Preocupados por defender el orgullo, desesperados por hacernos amar, ver, adorar, servir, obedecer, renegamos de Dios, buscamos desesperadamente la manera de evitar ser ignorados, rechazados, repudiados, etc.

 Lo único que hay en nosotros es una abominable e inmunda egolatría narcisista infernal. Esto es por ególatras, mezquinos, miserables, miedosos.

 Nos domina el mismo vacío, la ausencia de Dios que provocamos, las tinieblas que generamos, el infierno en el que nos encerramos.

 Por mas que so quejemos estamos a merced del desamor que hemos elegido ser-tener porque no hemos querido amar a Dios, obedecerlo, buscarlo, seguirlo.

 No hacemos otra cosa mas que renegar de Él, hundirnos-encerrarnos en nosotros mismos y ahí abajo, lamentarnos, preocuparnos, ahogarnos en la miseria orgullosa y sumamente corrupta en la que nos hemos convertido.

 Miserables ególatras sumamente caprichosos que solo se esfuerzan por imponerse, reinar, prevalecer, hacerse obedecer. Así es como construimos un sepulcro de ausencia de Dios, de olvido y de negación de Él, verdadero infierno en vida, pero como estúpidos, nos sentimos orgullosos de eso y lo defendemos.

 Como tontos continuamos haciendo esfuerzos para seguir prescindiendo de Dios, renegando de Él, sumergiéndonos en el abismo de egolatría narcisista infernal, seguimos generando orgullo, el mismo espíritu infernal que nos devora, corroe, corrompe, estropea, transforma, transubstancia volviéndonos demonios.

 De una vez por todas vamos a tener que crecer, dejar el miedo de lado, dejar de preocuparnos por nosotros mismos hasta el hartazgo  comenzar a obedecer a Dios, seguirlo, confiando en Él, perseverando en medio de las dificultades, adversidades, pruebas, tormentos, castigos, desgracias.

 Si no lo hacemos nos llevará la corriente, somos y seremos ególatras narcisistas infernales, verdaderos demonios delirantes de orgullo que lo único que hacen es preocuparse por sí y desesperarse por ganar, imponerse, prevalecer siempre.

LO MERECEMOS POR MISERABLES



LO MERECEMOS POR MISERABLES


 Sobreabundan los traidores, la estirpe de judas ha sido pródiga en nuestra tierra, apesta la Argentina de repugnantes traidores infernales.

 Como prostitutas se venden por dinero, fama o poder, hacen cuando les pidan, exijan, demanden, impongan, o peor, tan ególatras delirantes son que hasta se ofrecen para hacer aquello que nos perjudica.

 Otros han perdido la noción de la realidad encerrándose en su abismal egolatría narcisista infernal y por ello son fáciles de manipular para los extranjeros que nos quieren dominar.

 Es hora de abrir los ojos, madurar, afrontar la realidad, dejar de evadirse, esconderse y escaparse, es el momento para madurar aceptar las responsabilidades propias de este momento histórico, de lo contrario, seremos una manga de estúpidos pusilánimes que se esconden y lamentan alimentando sus delirios.

 Es cobardía, es debilidad, es verdadera falta de amor lo que nos domina, somete, nos perdemos, hundimos, abismamos en la misma miseria en la que nos hemos convertido.

 Al practicar la egolatría narcisista infernal no amamos a Dios, al no amar a Dios no crece un espíritu de amor, de hijos de Dios, por ello es que somos débiles, por desamorados ególatras que se hunden-sumergen en sí, y esto es por miserables.

 Hay que empezar a ser generoso para con Dios, empezar a amarlo-adorarlo, empezar a obedecerlo como corresponde a sus hijos abandonando la egolatría, el narcisismo infernal, los vicios abominables.

 Tenemos que dejar de hundirnos en nosotros mismos, dejar de ser caprichosos que se obsesionan con imponer su voluntad, hay que aprender a aceptar y obedecer a Dios, saliendo de sí mismo.

 Mientras no hagamos esto vamos a continuar a merced de los enemigos infernales que van a seguir aprovechando para esclavizarnos, devorarnos, consumirnos, destrozarnos.

 Padecemos lo que merecemos, sufrimos la ausencia de Dios, y ahí, el embate de todos los enemigos que aprovechan para destrozarnos. Lo merecemos por miserables, ególatras, pusilánimes desamorados.

NOS VAN A INVADIR Y SE VAN A REPARTIR EL BOTÍN



NOS VAN A INVADIR Y SE VAN A REPARTIR EL BOTÍN


1.- Tenemos que aprender a discernir los signos mas que evidente que tenemos delante, dejar de evadirnos, escondernos y de negar la realidad.

 La realidad se nos viene encima, nos golpea, azota, castiga y será desastrosa porque somos unos cómodos ególatras miserables pusilánimes.

 Con tanta egolatría narcisista infernal terminamos traicionándonos a nosotros mismos porque renegamos de Dios, prescindimos de Él y nos dedicamos a mentirnos, a fingir que no vemos la realidad.

 La realidad es que nuestros enemigos vienen trabajando día y noche dese hace mucho tiempo para destrozarnos, someternos, esclavizarnos y quedarse con lo nuestro, y lo mas grave es que colaboramos como tontos por comodidad, vicios, egolatría que nos vuelve insensibles e indiferentes.


2.- Hay una serie de situaciones que no son casuales, y si son casuales, resultan casualmente sospechosas.

 Nos encontramos sumidos en la egolatría, indiferentes a la realidad, entregados a los vicios y con propensión a practicar la estupidez negando infantilmente la realidad que nos cae encima.

 Es evidente que carecemos de Fuerzas Armadas que puedan sostener una guerra abierta, que puedan defendernos ante una agresión exterior.

 Es evidente que en la misma situación se hallan las Fuerzas de Seguridad, incapacitadas para subsidiariamente proveer a la defensa.

 Ahora se disuelve la Secretaría de Inteligencia, ex SIDE, ¿Queda algo en pie en uno de los países mas extensos y ricos del mundo?.


3.- Esto es como poseer riquezas en una casa, exponerlas, dejar las puertas y ventanas abiertas mientras que el dueño se cuelga un cartel en la frente que dice ‘soy estúpido’.

 Nos van a saquear aun mas de lo que ya lo están haciendo, nos van a destrozar, desguazar, descuartizar, secesionar, y como premio, invadir mientras que seguimos discutiendo vanidades y mientras continuamos peleándonos entre nosotros para demostrar lo infantiles, orgullosos, desamorados y ególatras narcisistas que somos.

 Otos ambicionan, codician lo que no valoramos, lo que no defendemos, nos van a invadir, partir y se van a repartir el botín, y solo ahí abrirán los ojos, pero ya será tarde.

NAUFRAGANDO EN LA PROPIA MISERIA TODO LO QUE HAGAMOS REDUNDARÁ EN MAYOR PERJUICIO



NAUFRAGANDO EN LA PROPIA MISERIA TODO LO QUE HAGAMOS REDUNDARÁ EN MAYOR PERJUICIO


 Acumulamos orgullo, que es un espíritu inmundo de tinieblas, muerte, de negación de Dios, un delirio infernal.

 Éste se mueve independientemente, se mueve por sí mismo y persiguiendo sus fines aunque se halle en el interior y lo hayamos engendrado.

 Este espíritu inmundo, infernal, abominable, busca su satisfacción, quiere dominarnos, someternos, esclavizarnos, por ello es que con desesperación infernal se alza y se hace obedecer.

 Esto lo hace para lograr saciare, conformarse, para conseguir lo que quiere. También lo hace porque en sí mismo es miedo, en esencia es preocupación por sí, de manera que, al dominar, supone que hallará seguridad.

 Nos dejamos dominar por esto convirtiéndonos en abominables, volviéndonos semejantes, porque es eso mismo lo que somos y hacemos autodestruyéndonos.

 Nos comportamos con desesperación infernal dominados por el orgullo convirtiéndonos en demonios que se desesperan por prevalecer sea como sea suponiendo en su abismal miedo que eso les procurará seguridad o les merecerá algo de alivio, paz, consuelo.

 Es inútil, es imposible, estamos metidos en un infierno, no vamos a ver nada bueno, solo vamos a conocer dolores, angustias, desesperaciones, histerias, tormentos infernales.

 Todo cuanto hagamos siempre va a redundar en un mayor perjuicio, es un infierno y cada día será peor.

 Lo que debemos hacer es abandonar el abismo-sepulcro, dejar la egolatría narcisista infernal, no enterrarnos mas en nosotros mismos, salir de este camino abismamiento-encierro en sí.

 Para esto es necesario renunciar a la propia voluntad, buscar la Voluntad de Dios y obedecerlo, colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 La cuestión es simple, debemos dejar de ser miserables, dejar de ser mezquinos, dejar de renegar de Dios, salir de nosotros, obedecerlo, comenzar a seguirlo, mientras no lo hagamos, vamos a continuar postrados en el abismo pudriéndonos en vida y exponiéndonos a la perdición eterna.

VÍCTIMAS DE SU FALTA DE AMOR A DIOS



VÍCTIMAS DE SU FALTA DE AMOR A DIOS


 Padeciendo el vacío que hemos provocado, la ausencia de Dios que buscamos, nos encontramos  a merced del traidor, es el ‘yo’ que se alza desesperado por ser adorado, visto, obedecido, aceptado, tomado en cuenta.

 Surge desde lo mas profundo del abismo y se presenta seductor, diciendo lo que cada uno desea escuchar, aquello que en el abismo de tinieblas, dominado por el miedo y vencido por la debilidad, quiere escuchar.

 Ahí es que somos engañados por satanás que domina, manipula, maneja a ese ‘yo’ alzándolo e imponiéndolo, usándolo para apartarnos definitivamente de Dios.

 Se alza en el peor momento, cuando nos encontramos vencidos, destrozados, aplastados, dominados, cuando somos víctimas de la abominable desolación en la que hemos convertido nuestra vida.

 Sufriendo, padeciendo, conociendo solo tormentos, buscamos instintivamente un alivio, y es ahí donde se alza el impostor infernal fingiendo que nos lo puede procurar.

 Resulta muy oportuno, casual, parece como necesario, porque quiere provocar el engaño, hacernos creer que lo necesitamos.

 Es todo una trampa, primero nos castiga y hace padecer el adversario, luego hace cesar, termina con tales acciones, y ahí es donde se presenta salvador, como si fuese milagro suyo.

 Busca la adoración, quiere cautivar, fascinar, desea ser adulado, admirado, deslumbra, todo lo hace para las apariencias, para provocar el engaño, lograr la seducción, es para obtener que lo acepten.

 Las almas que no buscan a Dios, que se han hundido en sí mismas, que han dejado de practicar la oración y que empeñaron en satisfacer su ego, perecen ante el engaño, son víctimas de las mentiras de satanás y sucumben ante la seducción del ‘yo’ delirante de orgullo que se alza como si fuese salvador.

 No han querido aprender a buscar a Dios, no han aprendido a seguir al Señor, por ello es que se dejan seducir por la montaña de orgullo abominable que han acumulado en tanto tiempo de egolatría, esa misma montaña de orgullo se les rebela seduciéndolos, negándolos y atrapándolos, sumergiéndolos así en un abismo infernal.

INDIVIDUALISMO COLECTIVO (III): RETROCEDE LA PRESENCIA DE DIOS, AVANZA EL ADVERSARIO



INDIVIDUALISMO COLECTIVO (III): RETROCEDE LA PRESENCIA DE DIOS, AVANZA EL ADVERSARIO


INDIVIDUALISMO COLECTIVO (II):

 A medida que va retrocediendo el amor a Dios en las almas y en el mundo las tinieblas van avanzando. Esto es como cuando va retrocediendo el sol y va avanzando la noche, la oscuridad.

 Avanzan las tinieblas, el reinado infernal, la oscuridad de la noche, se imponen las tinieblas infernales, va avanzando el vacío, la abominable desolación, o sea, el olvido y la negación de Dios.

 Los corazones se enfrían, el amor se extingue, el amor es reemplazado por orgullo, el amor a dios es sustituido por amor a sí mismo, el amor a la Patria es sustituido por amor al oro, y todo es cambiado, deformado, estropeado, corrompido, arruinado.

 Se impone el infierno sobre la faz de la tierra, o bien el infierno sube o bien la tierra baja, o también, pueden ser las dos cosas a la vez, y todo es causado por haber retrocedido el amor a Dios, por haberse extinguido, porque se le ha negado a Dios el amor.

 Hemos pasado a ser hijos ingratos, rebeldes, orgullosos, miserables, solo pensamos en nosotros mismos, nos convertimos en templos oscuros y de tinieblas.

 En el corazón deberíamos ofrecer el santo sacrificio de la voluntad obedeciendo a Dios, buscando Su Voluntad, renunciando a la propia para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe la Divina Voluntad, de esta manera ahí bajaría Dios y tendría un lugar para encontrarse Vivo y Presente.

 En el corazón ofrecemos nada a Dios, nos rendimos culto a nosotros mismos, somos ególatras narcisistas infernales, egoístas miserables, entonces, el cerdo delirante de nuestro ‘yo’, termina consagrándonos, ofreciéndonos, a satanás, y éste, a la muerte eterna.

 Reina el mas abominable vacío, el olvido y la negación de Dios, imperan las tinieblas, tanto en los corazones como en el mundo, porque eso que no hacemos en el corazón, tampoco se hace en el mundo, no se ama a Dios, no se lo busca, no se lo obedece.

 El conjunto de almas debería discernir la Voluntad de Dios y obedecerlo, seguirlo, ofrecerle en conjunto una real renuncia a sí para colaborar en Su Vida-Presencia-Reinado, pero como no se hace en lo interior, personal, no se hace en el conjunto y así es como en el conjunto, habiendo acuerdo expreso o no, se echa a Dios, se reniega de él, se rebelan las almas a Su Voluntad.

 De esta manera se libera a satanás porque puede reinar por su espíritu de rebeldía que impera en los corazones, puede controlar a todas almas individualistas y dispersas que solo piensan en saciarse y satisfacerse en su ego.

CUANDO CREA GANAR, PERDERÁ PORQUE DIOS SE BURLARÁ



CUANDO CREA GANAR, PERDERÁ PORQUE DIOS SE BURLARÁ


 Avanza, progresa, se extiende la abominable desolación, impera y se impone el orgullo, aumentan los vicios y las almas se esfuerzan por perderse.

 Ya se han decidido asquerosamente por el orgullo, la egolatría, por la soberbia, no van a abandonar sus malos caminos, ya no hay mas remedio, ellas mismas lo han elegido, prefirieron renegar de Dios.

 Ya son horriblemente semejantes a demonios, sino peores aun. Es deplorable y tampoco importa la clase social, todas apestan de soberbia, deliran de orgullo, se apegan a sus vicios, defienden sus caprichos y demuestran ser infernalmente estúpidas sosteniendo cosas incoherentes con un fanatismo infernal nunca visto.

 Ya han dado demasiadas muestras de rebeldía, miseria, orgullo, caprichos, de ser obtusas y depravadas, de no querer corregirse, eso ha motivado que se acabe el tiempo, que no haya ya mas plazo para corregirse, que expire la gracia, precluya una etapa.

 De ahora en mas cada uno tendrá lo justo, lo que merece, lo que se ha forjado, estará con Dios o sin Dios según corresponda, y mas allá de lo que diga y quiera creer y hacer creer.

 Muchas almas hablarán de Dios, pero solo lo tendrán aquellas que se nieguen a sí mismas, renuncien a su voluntad, perseveren buscando la Voluntad de Dios y se sacrifique perseverando como corresponde por amor a Dios, o porque es el deber.

 Las hipócritas arderán y se desbordarán asquerosamente, darán señales de podredumbre inequívocas, porque será tanta su inmundicia desbordante que no la podrán ocultar, esconder, negar o disimular. También, estarán tan orgullosas y convencidas de obrar bien que no ocultarán ni disimularán como antes su inmundicia.

 Vienen horas de oscuridad, corrupción y degradación como nunca antes, solo tendrán luz aquellas almas que se hayan esforzado por renunciar a sí mismas para elegir a Dios, para aceptar la Verdad con dolor.

 La Verdad se acepta con dolor porque entra limpiando, purificando, quemando, extirpando, es espada de doble filo que penetra a fondo y sin piedad, recta e indeformable, imposible de desviar. Quienes acepten la Verdad de esta manera corrigiéndose sin piedad, sin lástima ni contemplaciones, habrán sido convertidos en hijos de Dios porque habrán recibido al Hijo de Dios, Jesús, El Señor, El Que Es la Verdad misma.

 Quienes solo hablan y dicen decir la verdad pero jamás recibieron al Señor, serán asquerosamente hipócritas y quedarán desenmascarados por sus abominaciones, inmundicias, corrupciones, traiciones, por su ser y hacer tan infernal.

 El problema es que tanto se han drogado con soberbia que creerán obrar bien, pero ese es su problema, nadie va a creerles porque serán repugnantes.

 Aunque parezca contradictorio, cuando esos cerdos hipócritas impostores se depraven y corrompan tanto que quede en evidencia clara lo que son, lo que fueron, lo que desean ser, solo motivarán, moverán, provocarán que las almas quieran buscar a Dios.

 Ahí Dios se burlará de satanás porque el cerdo infernal cree que al dominar y usar a quienes deberían representar a Dios, puede engañar a otras almas y llevarlas al infierno, será burlado porque ahí es donde Dios va a aprovechar a hacer algo totalmente nuevo.

 Esto es similar a lo que ocurrió cuando se acabó la religión del antiguo testamento.

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA

NOS ENCONTRAMOS A INSTANTES DEL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA DE LA HISTORIA Explicación de los pasajes bíblicos: Águila que ...