12 de enero de 2015

SOLO LOS ESFORZADOS ENTRAN EN ÉL



SOLO LOS ESFORZADOS ENTRAN EN ÉL


 Cuando generamos voluntad propia lo que estamos haciendo en realidad es generar rebeldía contra Dios, y eso es lo que nos deja a merced del adversario, satanás, lo que nos coloca en su reino de tinieblas y oposición a Dios, de olvido y negación de Él.

 Cuando generamos voluntad propia, un arreglarnos por cuenta propia, lo que estamos haciendo es construir un lugar para que se alojen demonios, para que satanás y los suyos puedan instalarse, meterse, entrar en nuestra vida.

 Podemos creer que es por nosotros, por nuestro bien, pero eso que parece justo, necesario y conveniente en un momento, será un horrible castigo mas adelante, ni siquiera después de muertos, sino en ese mundo de tinieblas.

 Así que, debemos aprender a sufrir padecer, dejar de huir de la cruz, aprender a pasar por la tierra como en el infierno en cuanto a padecimientos, pero sin renegar de Dios como se hace ahí abajo.

 Cuando pasamos esta prueba ya dejamos en claro que elegimos la Fe como tesoro, somos libres, vencemos a los enemigos espirituales y alcanzamos la salvación.

 Así como muchos alcanzan en el mundo la pre-Condenación, si obedecemos a Dios negándonos a nosotros mismos hasta la muerte y muerte en cruz, alcanzamos la pre-santificación.

 Por supuesto que el camino es horrible, abominable, despreciable, es el mismo infierno sobre la faz de la tierra, pero no todos lo siguen, no es para todos.

 No es para todos porque no todos están dispuestos a seguirlo, porque Dios no se lo ha negado ni cerrado a nadie, son las almas las que se niegan a transitarlo dejándolo olvidado, abandonado.

 Sí es para todos porque Dios se lo ofrece a todas las almas, pero no es para todos porque no todas lo toman, y menos aun son las que perseveran en él.

 Acá cada uno elige el camino que toma, y aquel por el que Dios nos llama, tiene a su entrada un cartel que recuerda las Palabras del Señor, “El Reino de Dios se conquista y solo los esforzados entran en Él”.

 Esas pequeñas rebeldías, voluntades propias en las que nos elegimos, estamos generando espíritus que se mueven en forma independiente dentro de nosotros pero que no son independientes porque viven de nosotros.

 Esos espíritus son rebeldes que se desesperan por someternos, por ponernos a su disposición, por controlarnos para que les procuremos satisfacción.

 Esos espíritus terminan por arruinarnos, son como gusanos, y esta es la razón por la que debemos aprender a morir a nosotros mismos, para permitir Que El Señor Haga Su Paso Libertador, Purificador, Santificador liberándonos de quedar arruinados a merced de lo que engendramos, gestamos, aquello que vive de nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO Mas allá de todos los vicios y defecto...