28 de febrero de 2015

DEJAR EL DELIRIO DE ORGULLO, ES UN SEPULCRO



DEJAR EL DELIRIO DE ORGULLO, ES UN SEPULCRO


 No sabemos donde esta el orgullo, por ello es que debemos buscar al Señor, su Revelación, porque Él nos señala donde ha anidado el orgullo, aquello que hacemos por orgullo y satisfacción propia.

 Él nos Revela la Verdad, nos inspira guiándonos, conduciéndonos para que pongamos fin al orgullo, para que dejemos de generarlo.

 Si no lo escuchamos vamos a seguir delirando de orgullo y esforzándonos por convencernos de que vamos por buen camino cuando en realidad solo estaremos pudriéndonos en vida y convirtiéndonos en similares a demonios.

 Una falsa humildad también es un cúmulo de orgullo, un delirio, un abismo que se finge montaña, y el principio de una horrenda condenación.

 Todo orgullo consiste en prescindir de Dios, creerse mas que él o querer convencerse de no necesitarlo.

 Visto de esta manera, todo orgullo es un delirio, una fantasía, verdadera evasión de la realidad, y por lo tanto, un infierno que construimos, verdadero sepulcro eterno del que o podremos salir.

 Si no empezamos a usar la Verdad y a vivir conforme a Ella, vamos a seguir generando orgullo, o sea, tinieblas-olvido de Dios, y un delirio por el que vamos a tratar de convencernos de que eso es realidad o bueno.

 Ahora es que debemos optar por Dios, si no lo hacemos, continuaremos eligiendo la mentira, las tinieblas, la muerte eterna, el delirio orgulloso autodestructivo.

 Debemos hacer un esfuerzo par vencer el orgullo, para dejar de alimentar el ego, para dejar de buscar adoradores para nuestro delirio, de lo contrario continuaremos recibiendo a satanás en el alma con las consecuencias que ello provoca.

BUSCAR LA REVELACIÓN-VENIDA



BUSCAR LA REVELACIÓN-VENIDA


 Hay que prestar atención a Dios, buscar Su Revelación, colaborar así en la Vuelta del Señor, porque El Es la Revelación de Dios.

 Él nos guía en medio de las tinieblas, pero si no lo buscamos y no lo escuchamos, continuaremos naufragando en tinieblas, seguiremos enterrándonos en el abismo de egolatría narcisista infernal.

 El orgullo delirante pugna por alzarse, imponerse, reinar, prevalecer, por hacerse ver, reconocer, adorar, y si no lo purgamos, somos dominados por éste y acabamos dedicándonos a construir un delirio, una fantasía, una evasión de la realidad.

 El orgullo es nada, y si lo alimentamos crece desmesuradamente volviéndonos delirantes y apartándonos de la realidad, hundiéndonos en el abismo de egolatría del que no podremos salir.

 Si no le ponemos límites nos destruirá, nos convertirá en polvo, en cenizas, en la nada que es, porque nos vamos a transformar en orgullo, en delirio consumiéndonos en la egolatría, en el olvido y la negación de Dios.

 El Señor nos guía, conduce, encamina, para que le demos muerte al orgullo delirante, para que dejemos de producirlo y de consumirnos generándolo.

 Para cada uno el camino es personal siguiendo al Señor, Él determina como y donde muere el orgullo, donde va a purgarnos de ese delirio.

 Ya comienza la purgación cuando reconocemos que lo necesitamos, luego, se va realizando, consumando, a medida que vamos discerniendo Su Voluntad y lo vamos obedeciendo-siguiendo.

 Si no hacemos esto, si no discernimos la Voluntad de Dios y no obedecemos al Señor, si no lo seguimos en verdad, vamos a continuar hundiéndonos en un delirio, perdiéndonos en una fantasía, vamos a seguir autodestruyéndonos al entregarnos a los que nos destrozan en vida y nos pierden para siempre.

 Hay que madurar en la fe, progresar, evolucionar, y esto consiste en salir de sí, buscar a Dios, su Revelación, la Venida del Señor, Su Hijo.

MONTAÑA DE HUMILDAD PARA ALCANZAR LA REVELACIÓN



MONTAÑA DE HUMILDAD PARA ALCANZAR LA REVELACIÓN


 Encerrados en nosotros mismos no hallamos solución, no encontramos salida a los males que nos afligen.

 Si encima seguimos las creencias que se predican en el mundo, agravamos la situación, porque se enseña que la solución esta dentro de cada uno, lo que provoca que nos hundamos-abismemos mas en nosotros.

 El problema es olvidarse de Dios, apartarse de Él, hundirse en sí mismo, eso genera tinieblas, nos deja a merced de los enemigos que pueden alcanzarnos y destrozarnos.

 Si encima, como remedio buscamos hundirnos-encerrarnos mas en nosotros mismos, la situación empeora, se agrava, no vamos a salir mas del abismo, y hasta estaremos colaborando con el mal que los demonios desean hacernos.

 Tenemos que dejar de excusarnos y comenzar a buscar a Dios, Su Voluntad, aprender a confiar en Él en verdad, de lo contrario naufragaremos en las mismas tinieblas que estamos provocando.

 Muchos van a enloquecer en estos tiempos no hallando salida, solución ni alivio o consuelo, la oscuridad será terrible, horrible e irremediable, porque el olvido de Dios es generalizado, bestial, brutal, infernal.

 Vamos a tener que esforzarnos para salir del abismo, para dejar de hundirnos-encerrarnos en nosotros mismos, para buscar la Luz, la Verdad, la Revelación de Dios.

 Esa Revelación de Dios Es la Venida del Señor, porque Él, Jesús, El Hijo de Dios, Es La Luz Verdadera que ilumina a todo hombre.

 Tenemos que empezar a orar, salir de nosotros mismos, elevarnos buscando a Dios, negándonos a nosotros mismos, renunciando al delirio orgulloso que es un abismo, generando una montaña para estar mas cerca de Dios y para que Él pueda bajar, asentarse, estar.

 La montaña es de humildad, de reconocimiento de que sin Él nada podemos, de que lo necesitamos, y no para que venga a adorarnos, sino para que nos saque del abismo de egolatría en el que nos perdemos.

NO ES INCAPACIDAD DE DIOS, ES CAPRICHO DE LAS ALMAS



NO ES INCAPACIDAD DE DIOS, ES CAPRICHO DE LAS ALMAS


 Hoy en día las personas se desesperan por creer y tratar de demostrar que mandan, imperan, hacen lo que quieren y llaman a ese inmundo libertinaje delirante de orgullo ‘libertad’.

 Esa es la causa por la que no cesan de rengar de Dios sintiéndose orgullosamente perfectas, no queriendo ver que están hundiéndose en un inmundo abismo de egolatría narcisista infernal, están autodestruyéndose.

 Son cerdas ególatras delirantes de soberbia, caprichosas malditas inmaduras que se desesperan por imponerse, reinar, hacerse obedecer.

 No les importa ni les interesa mas nada ni nadie, solo satisfacer su ego engendrando así orgullo y volviéndose por ello delirantes ajenas a la realidad.

 Se pudren en vida, se corrompen, y peor aun, se exponen a demonios que aprovechan a destrozarlas, devorarlas y corromperlas aun mas. Colaboran con sus enemigos, con quienes las quieren esclavas y les roban vida.

 No quieren escuchar, ver, entender, solo deliran caprichosamente de orgullo obsesionándose por imponerse, reinar, prevalecer, hacerse obedecer, servir, adorar.

 Así se autodestruyen y se entregan a la perdición exponiéndose a los enemigos que quieren destrozarlas, pero siguen diciendo que son reinas, diosas o algo así.

 Esa demencia infernal las esta condenando ya desde ahora, no quieren recapacitar, entender, escuchar, no quieren reaccionar, prefieren la mentira, el engaño, el delirio de orgullo, la fantasía.

 Por caprichosas ególatras y miserables que deliran de soberbia y se ahogan en su orgullo, están perdiéndose sin remedio, sin embargo, no les importa, no les interesa, no quieren escuchar.

 Entonces, que corran al abismo definitivamente y que se pierdan porque la mayoría son sin remedio, son pocas las que se salvarán, y no es por incapacidad de Dios para salvar, es capricho delirante de orgullo de las mismas almas.

MIRAR DESDE LO ESPIRITUAL PRIMERO



MIRAR DESDE LO ESPIRITUAL PRIMERO


 Como no consideramos las realidades espirituales, los demonios nos llevan de las narices y pueden manipularnos sutilmente para arrastrarnos a la perdición eterna.

 Nos infunden pensamientos y transfunden sentimientos, logrando de esta manera determinar la voluntad, imponernos que hagamos o no según lo que ellos quieren.

 Como no buscamos lo que Dios quiere, Su Revelación, terminamos siendo manipulados por los demonios que logran apegarse porque nos dejamos llevar, inspirar, guiar, dominar.

 Hacemos propia la voluntad del enemigo y es así como los demonios nos hacen suyos.

 Tenemos que empezar a buscar la Voluntad de Dios, salir del abismo inmundo de egolatría narcisista infernal, dejar de dedicarnos a vicios y ambiciones, corrupciones y perversiones, de lo contrario continuaremos en garras del adversario.

 En garras del adversario seremos siempre títeres estúpidos que deliran de soberbia mientras que hacen esfuerzos por corromperse, estropearse, arruinarse queriendo creer las mentiras que los demonios sugieren.

 Si no abandonamos los delirios de soberbia, la egolatría, los vicios, terminaremos autodestruyéndonos luego de haber colaborado con los planes de satanás que siempre son en contra de la humanidad y a favor de su ego delirante.

 Es la Voluntad de Dios que debemos discernir, del abismo de egolatría narcisista infernal hay que salir, de lo contrario terminaremos perdiéndonos, autodestruyéndonos, seguiremos construyendo el sepulcro eterno.

 En vez de dejar tomar por demonios, debemos empezar a buscar a Dios y recibir su Espíritu, entregarnos a Él para que entre su Espíritu de Vida en nosotros. Como somos cómodos, ególatras y viciosos, nos estamos inundando de demonios, de espíritus impuros que entran por medio de los vicios.

Nos pudrimos en vida y deliramos de orgullo queriendo negar la realidad, por ello es que vamos camino a la condenación, a la perdición eterna.

ASÍ NO VAMOS A SOLUCIONAR NADA



ASÍ NO VAMOS A SOLUCIONAR NADA


 Siempre, absolutamente siempre es primero lo espiritual, nunca vamos a solucionar nada en lo terrenal sin poner orden en lo espiritual.

 Considerar que lo material o terrenal es reflejo y efecto de lo espiritual, por ello es que, si queremos modificar lo terreno vamos a tener que poner orden en lo espiritual.

 Lo que nos molesta, hace padecer, etc., en el mundo, es reflejo y efecto de lo que sucede en el espíritu y que no consideramos normalmente, que no lo vemos ni nos interesa mucho.

 Tenemos que dejar de perder el tiempo mirando el mundo porque no hay solución ni vamos a poder remediar nada. Lo que hay que hacer primero es poner orden espiritual, interior, sobrenatural, luego lo terrenal será modificado.

 Esto es tanto a nivel personal como general, en la vida de cada uno como en las naciones y en el mundo.

 Debemos empezar a buscar a Dios, poner orden en la relación con Él, porque todo mal arranca de la separación de Él, de hundirse-abismarse en sí mismo y dedicarse a la inmunda egolatría narcisista infernal.

 También considerar que todo bien arranca de la unión con Dios, es a Él que debemos volver, buscarlo, aceptarlo, obedecerlo, porque, logrando la comunión con Él volvemos a la Vida, Él Vuelve a nosotros y Él Es La Vida.

 En vez de mirar obsesivamente los males que nos quejan debemos mirar la causa de todos los males que es esa separación de Dios, ese valerse por sí mismo, el hundirse en el abismo de egolatría.

 Hay que levantar la cabeza, dejar de encerrarse en sí mismo y empeñarse en buscar a Dios, discernir Su Voluntad y obedecerlo. Considerar que no vamos a hallar solución alguna a los males que nos aquejan enterrándonos aun mas en nosotros mismos y prescindiendo de Dios, al contrario, vamos a seguir provocándonos males.

CORREN AL ABISMO



CORREN AL ABISMO


 Lo primero y esencial es la fe, y desgraciadamente es lo primero que descartamos, por eso es que estamos como estamos.

 En la vida personal como general, sin Dios todo se viene abajo, derrumba, estropea y termina convirtiéndose en una guarida de demonios cuando renegamos-prescindimos de Dios.

 Convertimos la vida en un abismo inmundo de abominable egolatría narcisista infernal y de esta manera nos entregamos a ser invadidos por demonios.

 Nos van enlazando, atando, encadenando y nos arrastran a tinieblas mas profundas para acabar de destrozarnos, estropearnos, arruinarnos y luego lograr condenarnos.

 Aprovechan que somos cómodos, ególatras, miserables, viciosos y corruptos, aprovechan la estulticia humana para perdernos, arrastrarnos, destrozarnos, saquearnos.

 Nos roban vida, nos quitan vitalidad, son como sanguijuelas que succionan, nos están devorando vivos, consumiendo, y nos dejamos robar la vida como si nada.

 Mientras esto sucede padecemos transformaciones, sufrimos mutaciones, cambios, y hasta transubstanciaciones, de manera que vamos convirtiéndonos en demonios mientras que seguimos renegando y prescindiendo de Dios.

 Indiferentes a la realidad, continuamos distraídos, perdidos en vanidades y empeñados en cualquier cosa inútil que solo sirve para generar mas delirio, para provocar mas orgullo.

 Se echan encima, se cuelgan, como quienes se cuelgan del tendido eléctrico, provocan la caída de tensión. Mientra as nos succionan vida ellos se fortalecen y nosotros nos debilitamos, ellos van creciendo y nosotros nos vamos consumiendo.

 Si no reaccionamos, si no recapacitamos, vamos a perdernos sin remedio, salida o solución, y por mas que quejemos, la condenación llega pronto en estos tiempos en los que se han acelerado las inmundas corrupciones.

 Es momento de despertar, reaccionar, levantarse, salir del abismo de egolatría y comenzar a amar-obedecer a Dios, de lo contrario nos perderemos para siempre.

27 de febrero de 2015

COMPRENDER QUE ESTAMOS EN EL MUNDO PARA AMAR A DIOS



COMPRENDER QUE ESTAMOS EN EL MUNDO PARA AMAR A DIOS


 Saben los demonios que nos apegamos a aquello que es inútil y pasajero, que nos perdemos desesperados tratando de conservar lo que generalmente es vicioso, corrupto, o que termina corrompiéndonos.

 Saben que somos mortalmente estúpidos, infantilmente ególatras y miserablemente desamorados, unos renegados y olvidados de Dios que solo se esfuerzan por perderse.

 Conociendo las miserias humanas, aprovechan semejante estulticia para manipular a las almas, engañarlas, usarlas, disponer de ellas, hacerlas hacer o no hacer a su antojo.

 De esta manera es que corremos a la autodestrucción sumergiéndonos en el abismo de la egolatría narcisista infernal y desesperándonos por hacernos adorar mientras que nos olvidamos por completo de Dios.

 Así pretendemos que nos defendemos contra el miedo a ser odiados, despreciados, rechazados, olvidados, etc., que padecemos porque previamente los mismos demonios nos lo infunden para generar esa reacción.

 Siempre que nos dediquemos a nosotros mismos vamos a terminar siendo manipulados por demonios que van a adquirir control sobre nuestra vida, y de la misma manera, siempre que nos dediquemos a querer conservar algo, lo vamos a perder, a la vez que nos vamos a perder.

 Tenemos que aprender que estamos en el mundo para amar a Dios, si no amamos a Dios ahora, no lo haremos nunca, y nos espera una larga eternidad sin Él, el infierno.

 También se aprovechan de esto porque infundiendo miedo a perder lo que disponemos y que creemos que es nuestro, nos dedicamos a tratar de conservarlo y defenderlo, olvidándonos por completo de Dios.

 Ahí es donde por miedo obramos mal, muy mal y terminamos perjudicándonos cuando creemos que estamos salvándonos.

 Recordar lo que dijo El Señor, el que quiera conservar su alma la perderá, y esto es así porque dedicándose a defenderse, proveerse, terminará haciéndose adorar y acabará por convertirse en demonio, sin importar si consigue o no en el mundo lo que demanda, exige, busca, anhela.

NO QUEREMOS ENTENDER



NO QUEREMOS ENTENDER


 Es algo, difícil e insoportable el camino que debemos atravesar, hace falta perseverancia, esfuerzo y sacrificio.

 Los enemigos están desesperados por hundirnos, ahogarnos, hacernos padecer, mientras que nosotros como estúpidos seguimos perdiendo el tiempo, dedicándonos a vanidades y hasta colaborando con ellos.

 Solo hay egolatría, narcisismo, vicios, perversiones, abominaciones infernales, un delirio de soberbia que nos deja atontados y a disposición de quieren desean destrozarnos, los mismos que nos a nos odiaban aun antes de que Dios nos creara.

 No queremos entender, los demonios nos aborrecen, se encuentran desesperados por destrozarnos, no se cansan de hacernos padecer, al contrario, hallan cierto disfrute en eso.

 Como idiotas nos exponemos a ellos, nos entregamos a lo que quieran hacer, nos dejamos arruinar, estropear, destrozar, devorar, no hacemos mas que renegar y prescindir de Dios hasta el hartazgo.

 Verdaderamente somos delirantes, teniendo enemigos que nos aborrecen y que no descansan hasta destrozarnos, seguimos prescindiendo de Dios, renegando de Él y exponiéndonos a aquellos que quieren arruinarnos y hacernos padecer en este mundo y para toda la eternidad.

 Siempre buscan la vuelta para imponerse, prevalecer, hacernos padecer, dominarnos, para determinar nuestra voluntad, y si no la encuentran, recurren  lo que saben y naturalmente les sale, castigarnos, hacernos sufrir como condenados.

 Con tormentos pretenden imponerse, quieren obtener que hagamos o no hagamos según sus intereses.

 Son cerdos inútiles a los que no les importa ni les interesa mas nada ni nadie, solo satisfacerse, conformarse, saciarse en su ego, delirio, orgullo, y lo logran cuando nos someten, manipulan, humillan, destrozan, etc.
 Simplemente debemos aprender a dejar de ser tontos, aprender a buscar a Dios y obedecerlo, de lo contrario continuaremos exponiéndonos a los que desean destrozarnos y nos perderemos para siempre.

MUCHAS NO PODRÁN SER REDIMIDAS



MUCHAS NO PODRÁN SER REDIMIDAS


 Es repugnante comprobar que ni aun padeciendo abren los ojos a la realidad, las almas en estos tiempos se han perdido, se han dormido y pasan por el mundo como ausentes empeñándose en autodestruirse, arruinarse, estropearse, entregarse a demonios.

 Son cerdas ególatras recalcitrantes, deliran de soberbia, siendo golpeadas por la realidad una y otra vez, siguen sin moverse, abrir los ojos o interesarse por lo que sucede o lo que les sucederá.

 Son como vacas cansadas que pesadamente se arrastran sobre la faz de la tierra, o como gusanos que se lenta, cansina, lastimosa e infernalmente se arrastran teniéndose lástima y pretendiendo que otros se la tengan.

 No han abierto los ojos, no han querido moverse, solo se han dedicado a corromperse, y ahora les toca cosechar as inmundicias infernales que han provocado.

 Son una basura irrecuperable en su gran mayoría, la gran mayoría de las almas que pasan sobre la faz de la tierra hora repugnan, apestan, dan asco y se encaminan mas a perderse que a salvarse.

 Es horrendo de ver, entender, comprender, pero desgraciadamente es así, son unas malditas cerdas ególatras miserables, absolutamente desamoradas que solo se dedican a cultivar vicios, podredumbre, maldad mientras que practican la infernal egolatría narcisista en la que se prostituyen con los demonios.

 Reniegan de Dios hasta el hartazgo, dan asco, son bestiales, deformes, inmundas, miserables, una abominación infernal, no sirven para nada, ni hacen esfuerzo alguno por salir del inmundo chiquero en el que acostumbran a revolcarse con y como demonios.

 Corren irremediablemente al abismo y hacen esfuerzos por sumergirse en éste entregándose a demonios y exponiéndose a la perdición eterna.

 Pierden el tiempo sin considerar que solo lo están utilizando para corromperse, estropearse, perderse, arruinarse, entregarse a demonios y exponerse a la perdición eterna.

 Desgraciadamente ya han elegido su destino y muchas no podrán ser redimidas.

DEMOSTRAMOS MERECER LO QUE PADECEMOS



DEMOSTRAMOS MERECER LO QUE PADECEMOS


 Siempre hacen lo mismo nuestros antiguos enemigos, acusarnos para hacernos sentir-creer culpables, porque de esta manera nos dominan, someten y disponen de nosotros determinado la voluntad.

 Nos acusan para que temamos y ahí es donde naturalmente surge al autodefensa que es la justificación, y de esta manera nos hacen hacer o no hacer según sus intereses, gustos, ambiciones, etc.

 La manera que tienen para determinar la voluntad es esa, generar miedo en ellas para que obren instintivamente y se dediquen a auto-defenderse, autoprotegerse, cuando la realidad es que no ven que hacen o no hacen según lo que los demonios quieren.

 No somos dueños de nosotros mismos, los demonios nos manipulan, disponen, hacen o deshacen según se les antoja, y nos dejamos usar sin ver que nos autodestruimos.

 De esta manera vamos encaminándonos al abismo. Ya en el mundo estamos auto-destruyéndonos, pero nos enterramos en el abismo del que no vamos a salir.

 Como idiotas delirantes de orgullo queremos creer que nos dedicamos a nosotros mismos, que nos defendemos, protegemos, pero en realidad estamos siendo usados, manipulados, por demonios.

 Como no discernimos la Voluntad de Dios y no lo obedecemos, somos usados, manipulados, dominados y controlados por demonios, así es como nos perdemos y como perdemos todo aquello que creemos controlar, dominar o poner bajo nuestra voluntad.

 Ni siquiera esa voluntad que creemos propia es nuestra, la realidad es que hemos hecho propia la voluntad del adversario y como esclavos estúpidos hacemos lo que los demonios quieren.

 Lo peor es que deliramos de orgullo sintiéndonos satisfechos de esa horrenda esclavitud infernal, y así es como demostramos merecer lo que padecemos, por tontos, por ególatras, por caprichosos orgullosos.

ESPERAR, SOPORTAR, PERSEVERAR



ESPERAR, SOPORTAR, PERSEVERAR


 A veces nos tocan pruebas que no ha querido Dios, pero si las ha permitido.

 Esto sirve para vencer a los enemigos espirituales, derrotarlos, humillarlos, hacerlos retroceder, y también para fortalecer la voluntad de obedecer a Dios, de seguirlo, de negarse a sí mismo.

 La cuestión es simple, el mundo es un maldito infierno donde los demonios se encuentran asquerosamente sueltos haciendo lo que horrendamente se les ocurre.

 Sumado a esto hay que convivir con cerdos semejantes a demonios a los que no les importa ni les interesa nada ni nadie, solo satisfacer su ego deformándose hasta pudrirse en vida, pero que en esto molestan con su ser y hacer pestilente e infernal a todos.

 Hoy por mas que se quejen las almas, están padeciendo la inmundicia en la que se han convertido, el infierno que han provocado, la abominable ausencia de Dios que quisieron construir.

 Desgraciadamente todos tenemos que padecer las consecuencias de los excesos de esos malditos cerdos infernales, pero así es la vida, hay que aguantarse y seguir mientras esperamos que esos desgraciados hijos del demonio se terminen de pudrir en el mundo.

 Ni vale la pena maldecirlos, son una maldición ellos en sí mismos, solo hay que correrse y esperar que terminen de pudrirse en vida, que se enreden en la inmundicia que son perdiéndose a merced de la podredumbre infernal en la que se han convertido.

 Hay que tener paciencia, esperar, perseverar, soportar y ofrecer todo mientras esos cerdos se desenfrenan, así es como también veremos como se autodestruyen y ahí el dolor que nos oprime será alegría en su desgracia viendo como se hace justicia.

 Y si no llegásemos a verlo, por lo menos hicimos lo que teníamos que hacer mientras que esos cerdos solo se han esforzado por perderse, y ahí, después de este mundo inmundo veremos la justicia cuando estén condenados y nosotros salvados.

ES PROBABLE QUE PRONTO OCURRA LO SIGUIENTE



ES PROBABLE QUE PRONTO OCURRA LO SIGUIENTE


A) Es probable que un sector del Ejército se escinda por uno de estos tres motivos:

1.- Sea movido por un sentimiento de verdadero nacionalismo y como defensa de la Patria frente a la tiranía disfrazada de democracia.

2.- Sea movido por una maniobra engañosa de la masonería, tomar en cuenta que casi todos los golpes de estado fueron realizados por el ala liberal del Ejército, es decir, masones.

3.- Sea movido por una orden del general que lo comanda para provocar lo que el gobierno busca. Sería algo parecido a lo que los guerrilleros hicieron al intentar tomar el R C 3 Expl de la Tablada.


B) Esta escisión daría justificativo a la constante propaganda que la presidente hace sobre un golpe.


C) También justificaría una acción en respuesta, y tal respuesta puede desembocar en dos cosas:

1.- Un enfrentamiento rápido donde una reacción fulgurante de la secta presidencial ‘la cámpola’, finja defender a la presidente, su reina y madre.

2.- Un enfrentamiento diferido en el tiempo en el que se justifique un pedido de tropas a la ONU para pacificación o la intervención de fuerzas armadas extranjeras con igual excusa.


D) Ambas situaciones derivarían en un justificativo para que la secta infernal ‘la cámpola’ accediese al poder.

 Evidentemente la primera opción le serviría de mejor propaganda.

 Si bien suena demasiado atrevido, después de ver lo que hicieron estos guerrilleros en La Tablada, no es incoherente tal razonamiento, tanto mas ante los hechos que últimamente vienen sucediéndose.


E) Desgraciadamente en ambas opciones perdemos todos porque la Argentina quedaría totalmente a merced de quienes mueven a estos personajes nefastos desde las sombras, y así, sometida al infernal nuevo orden mundial.


 LEER:

CONSIDERAR ESTOS TRES PUNTOS SOBRE LA REALIDAD NACIONAL:

¿GOLPE, AUTOGOLPE O CAMPORIZACIÓN DEL GOBIERNO?:

ES TRAICIÓN, NO GOLPE O AUTOGOLPE:

PRÓXIMO GOBIERNO, BRICS Y NUEVO ORDEN MUNDIAL:

PSICOPATÍA DEMOCRÁTICA:

PLAN ANDINIA, ¿CÓMO SE VA A CUMPLIR?:

ES TRAICIÓN, NO GOLPE O AUTOGOLPE



ES TRAICIÓN, NO GOLPE O AUTOGOLPE


1.-

 Como fue expuesto anteriormente, no se trata ni de un golpe blando, ni de un autogolpe, sino que lo que padece es una “Camporización del gobierno”.

 Esto puede decirse también con otra palabra, es una “Traición”, y “Brutus”, le esta dando la estocada final para desplazarla y asumir el control total gobernando de facto en la Argentina.

 Brutus es el hijo traidor, es la secta satánico-masónica, el hijo político del kirchnerismo, la mentada ‘cámpola’.


2.-

 La maniobra que realiza es simple, es una trampa en la que cae cualquier persona:

 Cuando tenemos miedo buscamos seguridad. Esta seguridad creemos conseguirla imponiéndonos, prevaleciendo, haciéndonos obedecer, ganando, imperando.

 La persona que tiene miedo se hunde-encierra en sí misma y se vuelve despótica, violenta, se obsesión, desespera y termina convirtiéndose en una histérica insoportable.

 Ve fantasmas, se pierde en sus delirios, a cada instante teme mas por sí y no ve que el mal se lo esta provocando al hundirse, encerrarse, al enterrarse obsesivamente en el abismo de su ego.

 Mas aun se perjudica cuando en esa obsesión desesperante se empeña en ganar, imperar, prevalecer e imponerse, porque se vuelve maldita, despiadada y termina por separarse, disociarse, apartarse de la realidad.

 En su abismo-ego, perdida en tinieblas no va a estar segura nunca, siempre va a tener miedo, pues irremediablemente va a permanecer a oscuras, sumergida en su miseria de donde le procede la inestabilidad.


3.-

 Considerando lo expuesto, lo que sucede es esto:

 Ante el miedo de perder el poder, el control, que es lo que la obsesiona, desespera, angustia, desquicia, enloquece, descontrola, se vuelve a la secta infernal, a su hijo político maldito, ‘la cámpola’.

 Ahí es donde finge servir a sus intereses, finge defenderla, protegerla, pero lo que hace en realidad es asumir el poder, tomar el control, posesionarse.

 Evidentemente la secta se sirve de esta situación para tomar el poder, asumir el control, imponerse, ganar, prevalecer.

 Considerar que ya se infiltró en la organización estatal, solo le faltaba tomar la cabeza, la presidencia, y ahí esta escalando.

 No es golpe, no es autogolpe, es traición, traición a su maldita reina infernal que la ha parido a esta secta satánica-masónica, y traición a la Patria porque nadie eligió ni elegirá a la cámpora-cámpola.

 Prestar atención al detalle, la secta lleva el nombre de un traidor, su esencia es la traición.


 LEER:

CONSIDERAR ESTOS TRES PUNTOS SOBRE LA REALIDAD NACIONAL:

¿GOLPE, AUTOGOLPE O CAMPORIZACIÓN DEL GOBIERNO?:

PRÓXIMO GOBIERNO, BRICS Y NUEVO ORDEN MUNDIAL:

PSICOPATÍA DEMOCRÁTICA:

PLAN ANDINIA, ¿CÓMO SE VA A CUMPLIR?:

26 de febrero de 2015

NO LE ESTAMOS DANDO LUGAR



NO LE ESTAMOS DANDO LUGAR


 Nos arrastramos sobre la faz de la tierra teniéndonos lástima, auto-compadeciéndonos, dedicándonos enfermiza y miserablemente a hacernos ver, amar, adorar, aceptar, reconocer, tomar en cuenta, etc.

 Somos unos miserables ególatras desamoraos que reniegan de Dios y que prescinden de su amor, de su Don, del Señor Que Se Revela y Viene a nosotros.

 Continuamos empecinaos en hacernos adorar, dedicados a venganzas odiosas y miserables, olvidados de Dios en realidad, mendigando lo que deberíamos dar a Dios para tener.

 Tenemos que dejar de pensar miserablemente en nosotros mismos, debemos dejar de dedicarnos asquerosa y repulsivamente a saciar el ego y conformar el orgullo, hay que levantarse, salir del abismo.

 El Señor nos levanta, saca, pero no puede hacerlo si no queremos, si no colaboramos y no lo seguimos. Si continuamos preocupándonos inútil y miserablemente por nuestro orgullo, vamos a quedar irremediablemente atrapados por demonios y nos van a devorar hasta consumirnos por completo.

 Somos miserables, orgullosos, desamorados, viciosos, corruptos, por ello es que continuamos en el abismo, por eso es que nos enterramos en tinieblas autodestruyéndonos, estropeándonos de manera que es irrecuperable.

 Mientras sigamos diciendo ‘yo’, vamos a seguir generando preocupación inútil por nosotros, vamos a continuar hundiéndonos en el abismo de miserias que somos.

 Somos y seremos miserias, pero podríamos llevar un tesoro en estos vasos de barro, podríamos tener a Dios Vivo, al Señor, pero no queremos, no lo hacemos, no colaboramos en ello, al contrario, lo matamos, apagamos, cerramos la fuente de la Revelación.

 Al no dejarlo Que Se Revele, no lo dejamos Que Viva-Reine-Permanezca en nosotros, y de esta manera, nos privamos de Su Vida-Presencia, lo que provoca que nos consumamos y a la vez entreguemos a demonios y otros enemigos espirituales que aprovechan ara destrozarnos.

 Si no queremos salir del abismo de egolatría narcisista infernal, si no queremos dejar de dedicarnos miserable y orgullosamente a corrompernos, vamos a hundirnos de manera irrecuperable en el abismo ya desde ahora.

 Es hora de morir a sí mismo verdaderamente, de aprender a buscar a Dios y a obedecerlo-seguirlo renunciando a sí, a la propia voluntad, de lo contrario, el ‘yo’ continúa reinando, imperando y mintiendo, engañándonos, seduciéndonos, poniéndonos a disposición del adversario, conduciéndonos a la perdición infernal.

NO DEJAN DE INSULTAR A DIOS



NO DEJAN DE INSULTAR A DIOS


 Como no estamos firmemente decididos a seguir al Señor, puede el adversario destrozarnos, engañarnos, desviarnos, golpearnos, etc., o sea, puede hacer impunemente lo que se le antoje.

 Recordar que el cerdo infernal sabe lo que hace, tiene experiencia y también una apreciación de la realidad que nosotros no tenemos por estúpidos ególatras que nos apegamos al mundo.

 Deberíamos hacer un esfuerzo por crecer, evolucionar levantarnos, salir del abismo de egolatría narcisista infernal, deberíamos empezar a movernos, buscar a Dios, discernir Su Voluntad y seguirlo.

 Desgraciadamente somos cómodos, ególatras miserables, desamorados, viciosos y no queremos salir de ese abismo, no dejamos de podrirnos en vida y de disfrutar la inmundicia, el chiquero, por ello es que vamos de mal en peor.

 Por mas que hagamos algo bueno o demostremos un poco de interés por Dios, la verdad es que falta mucho y con lo que hicimos hasta ahora nos alcanza para evitar un agravamiento indebido de las condiciones de detención.

 Vamos a tener que aprender a esforzarnos en verdad, es mas, a sacrificarnos, porque sin amor a Dios, sin sacrificio-renuncia de sí mismo, no vamos a conseguir nada, no vamos a ver otra cosa mas que las abominables tinieblas infernales en las que acostumbramos naufragar.

 Debemos abrazar la Santa Cruz, renunciar a la propia Voluntad, aceptar la Revelación de Dios, buscarla, recibirlo al recibirla, porque si no hay Revelación, no hay Dios, no hay Vida, no hay Espíritu, no hay nada, solo tinieblas, miseria, vicios, corrupción, putrefacción.

 El culto dado a Dios en estos tiempos es asquerosamente miserable, horrendamente superficial, una abominación, un insulto, un desafío, le ofrecen corazones chorreando inmundicia infernal, quieren presentarle lo que no es mas que asociación y sumisión a los demonios.

 Repugnan las almas, apestan a demonios, los corazones chorrean inmundicia y así pretenden presentarse ante Dios, dan asco, ¿Qué esperan conseguir?, ¿Un anatema?, pues bien, ha comenzado la abominable desolación y cada uno correrá al abismo que merece, a padecer el infierno que se ha preparado renegando de Dios, entregándose a demonios y dedicándose a la corrupción.

 Toda su vida se ha convertido en un insulto a Dios, una provocación, un desafío, una verdadera maldición que corrompe la creación mientras que como gusanos enfermizos se arrastran autocompasivos demandando adoración, aceptación y reconocimiento.

ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES Y REMEDIO



ALGUNAS MANIOBRAS INFERNALES Y REMEDIO


 Quieren los demonios impedir que nos dirijamos a Dios, que lo busquemos y mucho mas aun que lo obedezcamos.

 Para ello ofrecen distracciones, alternativas, caminos que parecen buenos, pero en los que es imposible encontrar a Dios, y en los que las almas terminan cayendo en la abominable egolatría narcisista infernal, se contemplan a sí mismas.

 También intimidan a las almas, les meten preocupaciones, avivan miedos, les provocan dificultades, para que se hundan en sí, abismen y dejen de prestar atención y para que no lo busquen, y para que mucho menos lleguen a obedecerlo.

 En última instancia recurren a maltratos, castigos y tormentos para imponer por la fuerza su voluntad, lograr ser complacidos en sus caprichos.

 Cuando no pueden evitar que las personas se encaminen a Dios, se dediquen a buscarlo (Y esto es porque tienen firme determinación de hacerlo recordando y poniendo en práctica aquello que dijo El Señor sobre negarse a si y cargar la Cruz), tienen que intentar otra cosa para lograr lo que quieren.

 Ante esto (La firme determinación de amar-obedecer a Dios), no pueden impedir ni distraer, no pueden tampoco hundir o hacer retroceder, tampoco logran lo que quieren con tormentos, entonces, su táctica cambia, se modifica.

 Acá lo hacen es absorber el golpe y encausar el movimiento de conversión. Se convierten en cerdos aduladores y se esfuerzan en seducir para ofrecer alguna alternativa o para controlar lo que surge.

 Es como si conciliaran o negociaran, admiten perder algo de terreno, pero para rearmarse y volver a la carga, para intentar adueñarse de lo nuevo y ponerlo bajo el imperio de sus caprichos.

 A cuestión es que, si verdaderamente queremos amar a Dios, ser libres, salir del abismo de egolatría narcisista infernal y dejar de entregar la vida a los demonios, vamos a tener que esforzarnos.

 El esfuerzo consiste en discernir la Voluntad de Dios, buscar su Revelación, colaborar en la Vuelta del Señor, dejarlo Ser y Hacer a Él renunciando a sí mismo, a la propia voluntad, caprichos, vicios, ambiciones, comodidades, etc., derrotando a los enemigos espirituales.

 El Señor Vuelve para liberarnos, pero debemos colaborar con Él, seguirlo-obedecerlo, confiar en Él, y así nos va a ayudar a recuperar el control de nuestra vida, pero es necesario un proceso de purificación, esfuerzo, sacrificio y perseverancia.

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...