15 de febrero de 2015

GANAMOS, PERO NOS SUICIDAMOS ESPIRITUALMENTE



GANAMOS, PERO NOS SUICIDAMOS ESPIRITUALMENTE


 Solo pensamos en el abismo de nuestro ego, nos desesperamos por hacer prevalecer la voluntad propia para alimentar ese ego maldito no viendo el orgullo delirante que estamos generando.

 No comprendemos la ruina que estamos provocándonos, el perjuicio en el que nos estropeamos para siempre sin remedio.

 No queremos escuchar, solo mismos obsesionados lo que queremos, nos dedicamos con desesperación infernal a lo que deseamos y nos olvidamos completamente de Dios

 Vamos como idiotas buscando conquistas, queriendo hacer lo que nos merezca atención, reconocimiento, adoración, huyendo de las humillaciones, reveces, dolores, etc.

 Esquivamos la Cruz, abandonamos la Fuente de la Vida, de la Revelación, de la Presencia misma de Dios en nosotros.

 Le impedimos Que Se Revele mientras salimos a buscar adoración, satisfacción para el ego, reconocimiento para un orgullo delirante no queriendo entender que así es como cometemos un suicidio espiritual.

 Preocupados por construir nuestra vida miserable, ególatra, dedicada a generar orgullo, a satisfacernos, conformarnos, nos oponemos a Dios, prescindimos de Él, renegamos de Su Voluntad deformándonos a imagen y semejanza de demonios para terminar perdiéndonos irremediablemente.

 Solo pensamos en la inmunda comodidad, no nos importa apartarnos de Dios, solo nos dedicamos a la egolatría, y caprichosa, odiosa y despechadamente buscamos la manera de imponernos a Dios, de no obrar conforme a Su Voluntad.

 Nos cobramos venganza, somos despechados, miserables, odiosos resentidos que a propósito hacemos lo que queremos, o lo que no queremos, pero siempre en abierta y consciente rebeldía contra Dios.

 Lo desafiamos, provocamos, somos inmundos y miserables como los demonios, por ello es que padecemos un aborrecible compañía y su asqueroso e insufrible yugo infernal.

 Ganamos, nos imponemos, prevalecemos, pero nos estamos suicidando espiritualmente, nos privamos de Dios entregándonos a los enemigos espirituales que ya deseaban destrozarnos aun antes de que existiésemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento, es lo que sucederá con el pueblo del nuevo testamento

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento , es lo que s...