11 de julio de 2015

AHÍ SURGE EL MIEDO



AHÍ SURGE EL MIEDO


 Claramente nos oponemos a Dios, renegamos de Él, no queremos lo que Él quiere, estamos buscando la manera de imponerle lo que queremos.

 Evidentemente es miedo, es preocupación por sí mismo, es una clara falta de Fe.

 Nos hemos convertido en pusilánimes traidores preocupados inútilmente por nosotros mismos hasta el hartazgo, hemos renegado de Dios y andamos sumamente preocupados por nosotros.

 Nos hallamos totalmente olvidados de Él, por eso es que nos dedicamos con miedo, angustia, desesperación e histeria a nosotros mismos, a satisfacer el abismo del ego.

 La misma debilidad-miedo nos mueve a olvidarnos de Dios, rengar de Él y a dedicarnos miserablemente a nosotros mismos, al abismo de egolatría inútil en el que nos hemos convertido.

 Yacemos en tinieblas, en las miserables tinieblas de la inmunda egolatría narcisista infernal, nos encontramos perdido en la oscuridad del olvido y de la negación de Dios.

 Ahí se genera el miedo, ahí surge esa inútil y miserable preocupación por sí mismo que nos convierte en pusilánimes traidores, en cerdos ególatras orgullosos desamorados.

 El miedo nos doblega y hunde en nosotros mismos, así es como nos volvemos débiles porque permanentemente estamos anteponiéndonos, diciendo ‘yo’, preocupándonos inútilmente por nosotros mismos.

 Por ese miedo, por es enfermiza e infernal debilidad es que desesperadamente queremos anteponernos, buscamos imponernos y nos desesperamos por prevalecer, reinar, hacernos obedecer.

 Buscamos instintivamente la falsa seguridad de reinar, prevalecer, imperar no viendo que es la misma causa de la debilidad porque siempre tememos ser oprimidos, aplastados, dominados, humillados, etc., dedicándonos a hacer todo eso mismo a Dios y a todos sembrando así la ruina que inevitablemente cosecharemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...