14 de julio de 2015

AUN EN RELIGIÓN SUCEDE ESTO



AUN EN RELIGIÓN SUCEDE ESTO


 Hacemos algo y nos sentimos orgullosos, plenamente satisfechos, lo llamamos ‘culto’, ‘religión’, pero no es nada de eso, solo es expresión de la rebeldía que florece en el alma., o sea, es negación de Dios y olvido de Él, fuente de orgullo y tinieblas.

 Podemos sentirnos sumamente satisfechos de lo que hacemos, pero si no es lo que Dios nos pide, espera, no sirve, es expresión de amor propio, de orgullo, de la egolatría infernal que en el alma fermenta.

 Ahí se cuela el adversario, ahí el cerdo infernal se presenta como ángel de luz, recordar que pudo llegar a ser el ángel de la luz, pero no pudo porque renegó de Dios, y si no fue capaz de obedecer, ¿Qué clase de luz es?.

 El problema con el cerdo ególatra infernal es que él se considera a sí mismo un ángel de luz, luzbel, lucifer, pero es la oscuridad misma, se constituyó en la fuente de oscuridad, es un delirante de orgullo, un cerdo ególatra narcisista infernal que busca adoración, aceptación y reconocimiento.

 Comprender que las personas que no disciernen a ciencia cierta la Voluntad de Dios y, consecuentemente no lo obedecen, siguen el camino de satanás, del adversario, se convierten en cerdas ególatras narcisistas infernales desesperadas por ser vistas, adoradas, servidas, obedecidas, tomadas en cuentas.

Estas personas fabrican una máscara, se dan una cubierta o fachada, y piden adoración para esa falsa personalidad, imagen falsa de sí mismas. Son lobos con piel de cordero, son abismos con patas que se mueven sobre la faz de la tierra buscando saciarse.

 Son un embuste infernal en sí mismas, son como prostitutas que seducen para satisfacerse en su ego, que fingen dar pero que en realidad quitan porque se aprovechan de las riquezas de los idiotas que se creen dioses, amados y adorados por estas mentirosas, estafadoras, sirenas infernales.

 La persona que no hace discernimiento de la Voluntad de Dios pierde el rumbo, se extravía en tinieblas, acaba enterrándose en sí misma y se consuma como demonio sufriendo transformaciones infernales en vida que la confinan al infierno para siempre.

 Comprender que aun en religión sucede esto, aun quienes dicen servir a Dios reniegan de Él porque no hacen discernimiento de Su Voluntad, porque hacen lo que se les viene en ganas y lo llaman ‘religión’, ‘culto’, espiritualidad’, cuando en realidad no es mas que una expresión clara de su rebeldía, egolatría, olvido y negación de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER   Atentos a la nueva realidad mundial, el nuevo orden que se impone e impera-prevalece en el m...