10 de julio de 2015

COMO NO LO HICIMOS HASTA AHORA



COMO NO LO HICIMOS HASTA AHORA


 Nos hemos desesperado por ganar, triunfar, prevalecer e imponernos, no hemos mirado ni como ni porque, no hemos tenido rumbo, la obsesión era estar encima, imponer la voluntad.

 Así es como hemos desarrollado una voluntad caprichosa, obtusa, imposible de frenar. Lo único que hicimos fue generar esta bestia descontrolada y caprichosa que termina siendo como un caballo desbordado que nos arrastra al sufrimiento y al precipicio.

 Al no reconocer ni admitir límite alguno generamos una bestia, nos volvimos ególatras narcisistas infernales delirantes de orgullo, perdimos la noción misma de la realidad.

 Nos hemos convertido en seres bestiales, infernalmente caprichosos, absolutamente obtusos, perversamente renegados.

 Perdimos la vida, la usamos en convertirnos en similares a demonios, desperdiciamos el tiempo, llegamos a estropearnos de manera irrecuperable.

 Hicimos insoportablemente siempre lo que se nos vino en ganas, antojó, lo que quisimos, no advertimos la realidad, no admitimos límite al orgullo ni a los caprichosos.

 Ahora solo podemos padecer las consecuencias, solos nos hemos arruinado, solos nos hemos perjudicado.

 No hemos querido poner ningún límite al ego insaciable, al contrario, nos dedicamos a satisfacerlo sin cesar haciéndolo crecer por ello, no viendo que al satisfacerse, se multiplicaba.

 Así nos hemos vuelto en delirantes de orgullo y de esta manera es que permanecemos ajenos a la realidad convertidos en seres bestiales, infernales, asquerosamente abominables, totalmente deformes que no admiten ni reconocerán limitación alguna.

 Nos hemos condenado por tanto andar rebeldes, obtusos y renegados, por elegir ser sin Dios, porque hacer obsesivamente siempre lo que se nos vino en ganas. Solos nos hemos enterrado en el abismo deformándonos como demonios, volviéndonos a esos cerdos ególatras caprichosos narcisistas infernales.

 Muy difícilmente podamos volver, considerar que se ha extendido la rebeldía, se ha expandido como metástasis de cáncer, contamina hasta la fibra mas íntima de nuestro ser.

 Para salir del camino que lleva irremediablemente a la perdición vamos a tener que hacer un gran esfuerzo, un perseverante sacrificio, vamos a tener que volver a Dios constantemente purgando el orgullo, venciéndolo, derrotándolo, librándole combate espiritual como no lo hicimos hasta ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER   Atentos a la nueva realidad mundial, el nuevo orden que se impone e impera-prevalece en el m...