6 de julio de 2015

DA OPORTUNIDADES PERO NO LAS APROVECHAMOS



DA OPORTUNIDADES PERO NO LAS APROVECHAMOS


 Dios nos quiere salvar, nos da muchas posibilidades y oportunidades, pero si no colaboramos no puede hacer ya mas nada.

 De nosotros depende aprovechar las oportunidades que nos da, tomar esas posibilidades que tenemos de optar por Él, de elegir la Verdad, el Bien y lo bueno, de elegir lo que Su Voluntad nos indica.

 No nos va a imponer la salvación, siempre nos va a llamar y advertir, pero como nos vamos adentrando en tinieblas cada día lo escucharemos menos y terminamos exponiéndonos a no escucharlo ya mas.

 Si hacemos un pozo cada día mas profundo alejándonos de la superficie, no podemos quejarnos luego de no ver el sol o de no recibir aire puro, es evidente que solos nos estamos enterrando, y es lo mismo lo que hacemos en relación con el ego olvidándonos, de Dios, apartándonos de Él, renegando de su Voluntad.

 Nos adentramos en el abismo de egolatría narcisista infernal olvidándonos de Dios, renegando de Él, oponiéndonos a Su Voluntad, dedicándonos completamente a satisfacer el orgullo ambicioso y caprichoso sumamente delirante en el que nos hemos convertido.

 Hundidos-encerrados en nosotros mismos no queremos ni escuchar lo que Dios dice, quiere, sugiere, inspira, y encima, nos esforzamos por convencernos de que tal actitud es buena, justa, conveniente, porque caprichosamente queremos tener la razón siempre siendo que hemos nacido ignorantes y nos esforzamos a diario por ser ciegos.

 Deberíamos salir de nosotros mismos, abandonar el sepulcro del ego, dejar de mentirnos-engañarnos, buscar la Verdad, la Revelación de Dios, discernir Su Voluntad, aprender a obedecerlo, pero si no lo hacemos, no vamos a dar con El Camino por casualidad, es irremediable que terminemos perdidos.

 Ya andamos como perdidos sobre la faz de la tierra porque nos hundimos-abismamos en el infierno de ausencia de Dios que construimos, provocamos, generamos, en ese sepulcro del ego-orgullo.

 Vagamos renegados, orgullosos delirantes sobre al faz de la tierra, pensando solo y siempre en satisfacer el ego, conformar el orgullo, saciar vicios, haciendo esfuerzos por corrompernos, arruinarnos y llegar a asemejarnos a demonios.

Evidentemente queremos andar como perdidos y encaminarnos a la perdición, por ello es que, aunque Dios quiera y pueda salvarnos, vamos a terminar condenados, es lo que claramente estamos eligiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...