6 de julio de 2015

LLEGAMOS A AUTODESTRUIRNOS



LLEGAMOS A AUTODESTRUIRNOS


 Las oportunidades que Dios nos a para corregirnos, enmendarnos, encaminarnos, elegir el buen camino, las desaprovechamos, y peor aun, las utilizamos para corrompernos mucho mas.

 Renegamos de Dios y prescindimos de Él, nos apartamos de Su Voluntad dedicándonos caprichosa, histérica, desesperada y miserablemente a satisfacer el ego, conformar el orgullo, saciar vicios, concretar ambiciones.

 Por andar de esta manera sobre la faz de la tierra es que estamos manifestamos que queremos perdernos, que elegimos el camino de la perdición sin remedio.

 En vez de hacer un esfuerzo por volver a Dios, por andar por el buen camino, a diario hacemos esfuerzos por corrompernos mucho mas, por apartarnos mas aun de Él, por convertirnos en asquerosos renegados miserables y repugnantemente corruptos.

 Desechamos toda posibilidad que Dios nos da, desdeñamos todos sus favores, dones, gracias, intervenciones, solo y siempre miramos lo que queremos haciendo caprichosa y obtusamente lo que se nos viene en ganas como los mismos demonios.

 A diario demostramos que no somos mejores que nuestros antiguos enemigos, incluso llegamos a ser peores que ellos con el agravante de que aun nos encontramos de paso en el mundo, de manera que cada día podemos llegar a se diez veces peores.

 Dios no creó a la humanidad para que se convirtiera en algo peor que los demonios, mucho menos para que llegara a esa abominable deformación sobre la faz de la tierra no hallándose aun en el lugar de castigo eterno.

 Esto es lo que ha determinado que Él mismo diera una última oportunidad, una última advertencia, un llamado de atención para despertar a las almas y recordarles lo esencial de la vida en el mundo, siquiera para recordarles que se hallan solo de paso y para llegar a merecer algo mejor, cosa que deben buscar.

 Ni siquiera queremos escuchar sobre esfuerzo, sacrificio, negación de sí, limitación para el delirio orgulloso-caprichoso, de manera que nos volvemos obsesivos, desesperantes, histéricos, descontrolados, nos autodestruimos llegando a ser iguales que demonios o peores aun.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...