21 de julio de 2015

MANCHA AL HOMBRE LO QUE SALE DE ÉL



MANCHA AL HOMBRE LO QUE SALE DE ÉL


 No sabemos, no vemos, no comprendemos lo que el enemigo quiere y hace, por ello es que debemos confiar en Dios, discernir Su Voluntad, seguir al Señor.

 Él nos va a inspirar lo que debemos hacer para vencer a los espíritus infernales, para rechazar a satanás y sus demonios, para no caer en sus trampas.

 Puntualmente debemos discernir Su Voluntad y obedecerlo negándonos a nosotros mismos, sufriendo con paciencia los sacrificios que Dios pida, no satisfaciendo el ego, no conformando el orgullo, y por supuesto, no saciando vicios ni concretando ambiciones.

 Comprender que eso en lo que nos satisfacemos a nosotros mismos es donde el adversario nos tiene sujetos, agarrados, dominados, controlados, es donde se ha colado en nuestra vida para no quedarse afuera, para combatir la Presencia de Dios en nuestra alma y en el mundo.

Tenemos que buscar esa cuestión, escuchar al Señor, aprender a negarnos a nosotros mismos para seguirlo confiada y perseverantemente, porque Él Es Dios y Sabe lo Que Hace, así como y cuando lo hace.

 No vemos ni comprendemos las trampas que los enemigos nos tienden, nos dejamos seducir, engañar, atrapar, por ello es que debemos estar atentos al Señor, confiar en Él y preferir siempre su juicio, pedirle consejo, negarnos a nosotros mismos.

 Para ser aceptado el adversario nos ofrece lo que queremos, lo que nos hace falta, aquello con lo que sabe que vamos a aceptarlo, con lo que nos vamos a dejar engañar porque queremos ser engañados.

 Queremos satisfacernos, conformarnos, saciarnos, queremos concretar nuestras ambiciones, por ello es que el adversario nos presenta aparentes oportunidades para hacerlo. Comprender que es un seductor, engañador, estafador, mentiroso.

 Comprender que debemos poner orden en el interior, no vivir por y para nosotros mismos, para satisfacernos o saciarnos. Comprender que si satisfacemos una ambición, enseguida surgen siete mas, ese no es el camino, es una trampa.

 Debemos negarnos a nosotros mismos, satisfacer a Dios, conformar al Señor, seguirlo a Él, confiar en Él, porque de esta manera purificamos y ordenamos el interior, el alma se santifica y luego sí surge lo que es verdadero, puro y santo del interior que ha sido santificado porque Él ha llegado a reinar en nosotros.

 Mientras no llegue a reinar, surgen cosas que solo apuntan a la satisfacción del abismo del ego, que son inspiradas por demonios y que en apariencia son para conformarnos a nosotros mismos, pero que en realidad son para satisfacer al enemigo y para llevarnos a la ruina a nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...