27 de julio de 2015

NADIE LAS PERJUDICA MAS



NADIE LAS PERJUDICA MAS


 Con autoridad y decisión, con firmeza y sin vueltas, tenemos que decir ‘¡Basta!’ a nuestro ‘yo’.

 Hay que morir a sí mismo, ponerle límites a la histeria infernal desesperante de la egolatría, si no lo hacemos acabaremos irremediablemente enloquecidos, convertidos en similares a demonios.

 Comprender que la egolatría, ese constante decir-pensar en ‘yo’, degenera en obsesión, luego en desesperación y acaba en histeria donde somos totalmente iguales a demonios.

 La forma de ponerle límites a esta histeria delirante infernal es renunciando a sí mismo, buscando a Dios, discerniendo Su Voluntad y obedeciéndolo a Él.

 Solo obedeciendo-siguiendo al Señor podemos ponerle límites al yo-ego, si no lo hacemos acabaremos enloquecidos, transformados en demonios, convertidos en la negación misma de aquello que pudimos llegar a ser.

 El miedo es como la humedad, cala hasta los huesos, penetra y congela, hace padecer. Es difícil vencerlo, sacarlo y con el correr del tiempo crece.

 El miedo empuja a que las almas sean histéricas preocupadas por sí, se vuelven frenéticas, caprichosas, insoportables, maníacas, obsesivas, desesperantes.

 Lo que deben hacer es vencer el miedo, la preocupación inútil por sí, tienen que dejar de pensar en sí hasta el hartazgo como lo hacen y deben comenzar a buscar a Dios, seguir al Señor, obedecerlo a Él.

 Si no lo hacen acabarán obsesionándose consigo mismas, luego caerán en desesperación y al final serán unas histéricas maníacas insoportables como los demonios.

 Considera que todo es fruto de la miseria, de su desamor, de la falta de confianza en Dios y de entrega a Él. Nadie perjudica mas a las almas que ellas mismas el elegir los caminos de corrupción que ofrece el adversario, satanás.

 Son ellas las que quieren irse con el enemigo, las que se adaptan, acostumbran a sus perversidades, las que no quieren salir del sendero de la perdición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

POLÍTICA DEL SIGLO XXI

POLÍTICA DEL SIGLO XXI   Ahora, consideremos lo que surge de la calle, del trato diario y no reflejan las encuestas pagas:   -...