14 de julio de 2015

NO PERDER EL CONTROL DE SÍ



NO PERDER EL CONTROL DE SÍ


 Todos tenemos una prueba en al que debemos limitar el orgullo, en la que tenemos que negarnos a nosotros mismos y aprender a morir ante lo inevitable.

 Si no morimos a nosotros mismos, si nos dedicamos obsesiva, caprichosa y obtusamente a hacer lo que queremos o a conseguir lo que deseamos, le cerramos las puertas a Dios y quedamos totalmente en tinieblas.

 Ahí asume el control el adversario, se oscurece el alma, perdemos el control de nuestra vida.

 Comprender como es la maniobra infernal, los demonios nos instigan, incitan y excitan para que nos dediquemos caprichosamente a lo que queremos o a lo que ellos nos han inclinado.

 Nos sugieren que eso es debido, necesario, justo, urgente, etc., perola realidad es que es un camino en el que nos arrastran para volvernos obtusos, caprichosos, ególatras, renegados de Dios, unos perversos similares a ellos.

 Ahí vamos cortando todo lazo con la realidad, nos imponemos el olvido de Dios, la negación de Él, el reniego contra Su Voluntad y de esta manera nos volvemos despiadados caprichosos totalmente descontrolados manipulados fácilmente por demonios.

 Llegamos a ser títeres en sus garras, marionetas al servicio de sus caprichos, y encima, completamente ciegos vamos sobre la faz de la tierra no viendo la realidad, no comprendiendo lo que verdaderamente sucede.

 Al cerrar la última puerta a Dios, al dedicarnos completamente a satisfacer el ego, nos consumamos como cerdos ególatras caprichosos narcisistas infernales, y ahí adquieren los demonios el control total de nuestra vida porque no hay lugar a Dios que es el único que les pone límites.

 Si ya hemos caído y cedido a todos los caprichos y exigencias del ego, si nos hemos dedicado a nosotros mismos, no tenemos que perder la última batalla, no debemos darnos por completo al orgullo, sino reinará el olvido de Dios, imperarán las tinieblas, perderemos completamente el control de nuestra vida y pasaremos a ser totalmente esclavos de los espíritus infernales.

 No perder la última batalla implica no defender el orgullo, implica perder según el mundo aceptando lo que nos toca perder.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...