13 de julio de 2015

ORGULLO = REINADO DEL ADVERSARIO



ORGULLO = REINADO DEL ADVERSARIO


 Debemos prestar atención a Dios, discernir Su Voluntad, buscar Su Revelación, porque Él nos corrige y nos dice donde esta el error, donde nos comportamos orgullosamente, o sea, donde somos rebeldes contra Su Voluntad.

 Así es como hay que ajustar el rumbo para no perdernos en tinieblas, si no hacemos esto a diario acabaremos desviándonos descontrolados por vicios y ambiciones, caprichos y egolatría.

 Son muchas las cosas que se mueven y arden en el interior, y peor aun cuando no nos hallamos en comunión con Dios, por ello es que se ha vuelto sumamente fácil perderse en estos tiempos, pues a lo que ya esta podrido en el alma se añade el hecho de que en el mundo se celebra y festeja todo lo malo imponiéndose como bueno.

 Así es como las almas acaban dedicadas a corromperse, terminan empeñadas en satisfacerse en vicios, ambiciones, corrupciones, abominaciones, perversiones, etc., pudriéndose en vida, deformándose como demonios, volviéndose bestiales.

 Lo peor es que se sienten satisfechas con esa abominación y se hallan plenamente convencidas de que esta bien o es bueno.

 La bestia y el falso profeta enseñan e imponen que se debe hacer lo que se siente, cuando la realidad es que aquello que las almas sienten es inspirado por los mismos demonios que quieren arrastrarlas a las tinieblas del olvido y de la negación de Dios.

 Comprender la necesidad e importancia, la urgencia e imperatividad de buscar a Dios, de discernir Su Voluntad y de comenzar a obedecerlo-seguirlo renunciando a nosotros mismos, a la propia voluntad, ajustando el rumbo diaria y constantemente.

Si no andamos así sobre la faz de la tierra, terminamos extraviándonos en tinieblas movidos por la podredumbre propia y por las inspiraciones demoníacas, cosas que vienen a ser instigadas y fomentadas, celebradas y confirmadas por la bestia y el falso profeta.

 La persona que no discierne la Voluntad de Dios no lo esta reconociendo como Padre no esta dejando que Él la corrija, se declara rebelde, se vuelve orgullosa, se convierte en ególatra, o sea, es una hija de satanás.

 Simplemente tenemos que aprender a obedecer a Dios, vivir purgando el orgullo, derrotándolo, no dándole satisfacción, no permitiéndole que viva y se extienda, porque el orgullo es humo, tinieblas, olvido de Dios, negación de Él, es el reinado de satanás en el alma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER   Atentos a la nueva realidad mundial, el nuevo orden que se impone e impera-prevalece en el m...