6 de julio de 2015

QUEREMOS VER LO QUE NO ES



QUEREMOS VER LO QUE NO ES


 Tenemos que dejar de ocuparnos de nosotros mismos, porque cuando lo hacemos dominados por la preocupación, vencidos por el miedo, lo que en realidad estamos haciendo es construir un delirio orgulloso y empeñarnos en hacernos adorar por ello.

 Ahí estamos recorriendo el camino de la perdición, de la autodestrucción en el que nos asemejamos a demonios, en el que nos convertimos en una abominable desolación por olvidarnos de Dios y renegar de Él.

 Hundidos, encerrados en nosotros mismos, no haciendo otra cosa mas que penar en el abismo del ego perdemos la noción misma de la realidad, y así, perdemos el rumbo, nos entregamos a la autodestrucción exponiéndonos a los enemigos infernales, sometiéndonos a sus manipulaciones.

 Todo seto es consecuencia de la falta de Fe, de no creer en Dios, de no hacerlo bien cuando decimos que lo hacemos.

 No hemos discernido Su Voluntad, no lo obedecemos, no lo seguimos, continuamos desconfiada y miedosamente queriendo creer que sabemos lo que hacemos cuando la realidad es que solo tratamos de asegurarnos el control como si eso nos librara del miedo o diera seguridad.

 En vez de continuar perdiendo el tiempo tratando de reinar, imperar e imponernos en nuestra vida como si eso nos diera seguridad y liberara del miedo, debemos vencer el miedo mismo olvidándonos de nosotros mismos, dejando de dedicarnos tan enfermiza y miserablemente como los demonios a hacernos obedecer.

 Tenemos que discernir la Voluntad de Dios, obedecerlo, renunciar a la propia voluntad, a nosotros mismos y andar por el camino que El Señor quiere llevarnos no dejándonos seducir ni desviar por demonios y sus siervos e instrumentos en el mundo.

 No tenemos ni idea del rumbo que debemos tomar siquiera, pero tampoco queremos escuchar, nos negamos ver, no creemos en Dios, no nos dejamos guiar por Él, por ello es que vamos de mal en peor, buscando caminos de autodestrucción, ruina, corrupción, y encima, llegamos a sentirnos satisfechos de eso.

 Nos sentimos satisfechos porque es la manera de negar la realidad, de no ver lo que es evidente, de querer ver lo que deseamos que sea aun sabiendo que no es ni será.

 No hay nada mas bajo, ruin, miserable que mentirse a sí mismo, engañarse, esforzarse por imponerse esa mentira que prodigan generosamente los demonios para apartarnos de Dios y lograr que quedemos encerrados-abismados en nosotros mismos dedicados a corrompernos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ

SIGNOS O NO, ACÁ ALGO PASÓ   Signos o no, acá algo pasó.   Los hechos, sucesos, acontecimientos a los que hemos asistido, de l...