23 de agosto de 2015

EN ESE VACÍO-ABISMO CONSTRUIMOS LA EXISTENCIA



EN ESE VACÍO-ABISMO CONSTRUIMOS LA EXISTENCIA


 Pensando miserable y constantemente en nosotros mismos terminamos generando una angustiante preocupación que nos deja convertidos en histéricos desesperados infernales.

 No hay mas que caprichos, ambiciones, constantes deseos de satisfacerse, conformarse, saciarse, no levantamos la mirada, solo y siempre estamos pensando en nosotros mismos.

 Así es como provocamos la ausencia de Dios que nos arruina, corrompe, destroza.

 Al no obedecer a Dios, al prescindir de Él, generamos su ausencia, ausencia que se llena de tinieblas, un horrible vacío, una abominable desolación infernal en la que los demonios son reyes y dioses haciendo absolutamente lo que se les antoja.

 Esa ausencia de Dios que provocamos al renegar de Su Voluntad, al prescindir de Él, es muerte, muerte eterna, un vacío infernal, abismal, ahí solo podemos conocer castigos, desgracias, tormentos.

 Nos vemos envueltos en un vacío infernal, rodeados de tinieblas, sometidos a la ausencia de Dios que provocamos.

 Ese vacío nos devora, consume, es la misma muerte eterna. Nos come crudos, nos succiona vida, quita vitalidad.

 De ahí proceden indecibles sufrimientos, y para colmo, en ese vacío, ausencia, desolación, falta de Dios, o sea, infierno, pueden rondar los demonios, pueden meterse y hacer lo que quieran.

 Lo que quieren es devorar, consumir al alma, atormentarla, manipularla, servirse de ella, conducirla a su ruina y emplearla para arruinar a otras, etc.

 En ese vacío-ausencia de Dios que se vive como orgullo y se alimenta con la egolatría narcisista infernal, construimos lo que llamamos ‘vida’, pero que, evidentemente, solo es muerte, ruina, corrupción, autodestrucción, una existencia miserable propia de demonios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS

LLEGÓ LA HORA, EL ENEMIGO ES TOTALMENTE LIBERADO, CONSECUENCIAS   Los combates espirituales estos días fueron muy difíciles. El m...