23 de agosto de 2015

SI NO INTERVIENE ÉL MISMO



SI NO INTERVIENE ÉL MISMO


 Verdaderamente estamos perdiendo la vida ahora y para siempre, usamos el tiempo para corrompernos, estropearnos, arruinarnos, deformarnos y encaminarnos a la condenación infernal.

 Dios nos libera, salva, etc., pero no colaboramos, no entramos en El Camino de la Salvación, todo lo contrario, caprichosos, ególatras, viciosos, gustamos la corrupción y acabamos revolcándonos con y como demonios en inmundos chiqueros, lupanares infernales.

 Hacemos del paso sobre la faz de la tierra un camino de corrupción abominable infernal, un camino de constante herejía práctica, no hacemos otra cosa mas que renegar de Dios, prescindir de Él, dedicarnos a corrompernos.

 El tiempo es escaso para el trabajo que debemos hacer, ni siquiera hay quien pueda decir si se levantará mañana, si pasará la noche o si dentro de cinco minutos continuará viviendo.

 Comprender, estamos pudriéndonos en vida, nos devorarla corrupción, los demonios se cuelgan de las almas como sanguijuelas consumiéndolas, deformándolas, estropeándolas.

 Ya pasamos sobre la faz de la tierra como perdidos, como condenados, sin Dios, aparte de Él, dedicados miserablemente a corrompernos, arruinarnos, estropearnos.

 Convertimos la vida en una desgracia porque la hacemos en tinieblas, en el olvido y la negación de Dios, porque la usamos para corrompernos, estropearnos, arruinarnos.

 Solo engendramos vicios y abominaciones, corrupciones y depravaciones, pudrimos el alma que debíamos cuidar, embellecer, engrandecer convirtiéndonos en miserables cerdos ególatras corruptos abominables como demonios.

 Esto termina mal, todas las almas se encaminan a perderse, se ha abierto un gran abismo y solo pueden corromperse, si no interviene Dios mismo, ya nadie se salvaría.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER

Bergoglio Y SU FACCIÓN, VAN A CAER   Atentos a la nueva realidad mundial, el nuevo orden que se impone e impera-prevalece en el m...